¡¡LLEGA EL ADVIENTO!! YA TENÉIS A VUESTRA DISPOSICIÓN MUCHOS RECURSOS EN NUESTRO BLOG

21 octubre 2016

Vigilia – Jornada del DOMUND

1.- Canto inicial
Mientras se expone el Santísimo, puede hacerse un canto al Espíritu Santo; por ejemplo, “El Espíritu de Dios está en este lugar” o la “Secuencia al Espíritu Santo”.
2.- Monición inicial
En esta Jornada Mundial de las Misiones que vamos a celebrar, el Papa nos invita a seguir profundizando en la misericordia de Dios Padre y a vivir con fidelidad el mensaje del Evangelio. El lema de este año es “Sal de tu tierra”; es una llamada a cada cristiano y cada comunidad a salir de su propia realidad y llevar la luz del Evangelio allí donde los hombres y mujeres de nuestro tiempo necesiten ver el rostro de Cristo.
El mundo necesita de personas que, habiéndose encontrado con Cristo Salvador, ayuden a otros a realizar esta misma experiencia. Esta es la misión de todo cristiano, y en especial la de aquellos que han sido llamados por el Señor a entregar su vida por los más abandonados.
Que en esta vigilia nos dejemos llevar por el Espíritu Santo, que nos guía e impulsa a salir de nosotros mismos y de nuestra tierra; y oremos también de una manera especial pidiendo al Dueño de la mies que envíe trabajadores a su mies.

3.- Lectura: Gén 12, 1-3
4.- Reflexión
Se lee el párrafo n. 2 del Mensaje para la Jornada Mundial de las Misiones 2016  del papa Francisco: “La misericordia hace que el corazón del Padre…”.
5.- Canto:  “Sal de tu tierra” (de Brotes de Olivo) o “Id y enseñad” (“Sois la semilla…”).
6.- Signo
Se presentan diferentes ámbitos a los que nos sentimos urgidos a acudir. En cada intención se ofrece una vela –que puede ser colocada delante del Santísimo–, como signo de que queremos llevar la luz del Evangelio a cada una de estas realidades, y, mientras, se canta “Sois la sal” (de Luis Guitarra). Como introducción al signo, se lee:
Abrahán recibió el mandato del Señor de salir de su tierra, de su patria, para ir hacia la tierra prometida. Nosotros, al igual que Abrahán, también somos llamados a salir de nuestra tierra para ir al encuentro de los hermanos; ellos son la tierra donde Dios cumple su promesa. Queremos presentar ahora diferentes realidades y, mientras tanto, preguntarnos: ¿hacia qué tierra salimos?
Salimos hacia la tierra de los pobres, los encarcelados, los marginados.Que siempre reconozcamos el rostro de Cristo en los más necesitados.  (Canto).
Salimos hacia la tierra de las familias. Que acudamos siempre en ayuda y defensa de la familia, especialmente de aquellas que más lo necesitan.  (Canto).
Salimos hacia la tierra de los jóvenes que no conocen a Cristo. Que siempre nos encontremos dispuestos a transmitirles el mensaje del Evangelio y al mismo Señor. (Canto).
Salimos hacia la tierra de la educación y la cultura. Que estemos siempre prestos para anunciar con valentía los valores del Evangelio en la vida pública.  (Canto).
Salimos hacia la tierra de los enfermos y ancianos. Que mostremos siempre nuestra cercanía y amor para con ellos en obras concretas de misericordia.  (Canto).
Salimos hacia la tierra de las personas y pueblos que nunca han escuchado hablar del Señor. Que en todo el mundo demos siempre testimonio del amor de Dios a todos los que tienen sed de su Palabra.  (Canto).
7.- Padrenuestro
8.- Oración final (oración colecta de la misa: “Por la evangelización de los pueblos”.
Padre misericordioso, tú quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad; mira la abundante cosecha y envía nuevos operarios, para que sea predicado el Evangelio a toda criatura, y tu pueblo, congregado por la Palabra de vida y sostenido por la gracia de los sacramentos, avance por el camino de la salvación y del amor. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios por los siglos de los siglos.
9.- Bendición con el Santísimo, reserva y canto 
Misioneras Oblatas de María Inmaculada