¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

06 octubre 2016

Domingo 9 octubre: Moniciones 2


Resultado de imagen de moniciones

MONICIÓN DE ENTRADA

Recibid, hermanos y hermanos nuestra más cordial bienvenida a esta eucaristía del Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario. Hoy el Señor Jesús, con el relato de los diez leprosos, nos va a enseñar que debemos ser agradecidos. No es de cristianos –aunque ahora sea muy frecuente—la dureza de corazón, el egoísmo, la soberbia. Y si alguno de nosotros ve que, en el interior de su corazón, anidan esos sentimientos duros, pues apresurémonos para pedir a Dios Nuestro Señor que nos sane… Vivimos en un mundo cada vez más enfermo de insolidaridad, de egoísmo, de soledad y aislamiento. Por eso, hoy más que nunca deberíamos pedir a Jesús que nos cure de todo lo que nos aparta de los hermanos. Y señalar que el miércoles, día 12, celebraremos la Eucaristía de Nuestra Señora del Pilar.




MONICIONES SOBRE LAS LECTURAS

1.- La primera lectura de hoy corresponde al Libro de Segundo de los Reyes, al capítulo quinto, y corresponde al bello episodio en que el profeta Eliseo convierte y cura de la lepra al magnate sirio Naamán. Ese hecho guarda relación director con el Evangelio de Lucas que se proclama hoy.

S.- Los salmos 96, 97, 98 tienen un contenido escatológico hacen referencia al final de los tiempos y hablan de la misericordia y grandeza de Dios. En este número 97 que vamos a cantar a continuación nos narra ese momento en que todas las naciones acudirán al Monte Santo para aclamar a Dios. Ese era para los judíos, contemporáneos de Jesús, el momento final de la historia. A nosotros, hoy, nos sirve para aclamar la grandeza de Dios y el amor por sus criaturas

2.- San Pablo escribe la Segunda Carta a Timoteo –que es nuestra segunda lectura de hoy—ya en prisión. Es la última carta escrita por el apóstol. Poco después llegaría su martirio. Y aunque se siente profundamente solo todavía intentar enseñar a su discípulo que la perseverancia –sin importar los duros trabajos y el sufrimiento—nos llevará a reinar con Cristo. Ese es su mensaje.

3.- El episodio de los diez leprosos, del capítulo 17 del Evangelio de San Lucas, nos indica claramente la dureza de corazón de los judíos de tiempo de Jesús. Solo uno de los curados de la lepra –terrible enfermedad—vuelve a dar gracias al Señor. El resto han preferido presentarse solamente a los sacerdotes y obtener su certificado de pureza. Ya podían vivir en la comunidad. Pero olvidan agradecer el favor recibido. ¡Que no seamos nosotros así!



Lectura de Postcomunión

MONICIÓN

Esta vez es más larga la plegaria que don Javier Leoz, sacerdote navarro, nos ofrece para este momento final de nuestra Eucaristía. Escuchemos con atención:

¿QUÉ ME DAS, SEÑOR, A CAMBIO?

¿Me darás, tal vez, la Vida  Eterna,

frente a esta efímera?

¿Tal vez tus palabras  verdaderas

en contra de las falsas que  me rodean?

¿Tal vez tu mano cuando  otras me abandonan?

¡Necesito que me des tanto,  Señor!

Tú presencia, cuando me  encuentro huérfano

Tu luz, cuando la oscuridad  eclipsa mi esperanza

Tu cielo, cuando sólo veo  tierra y más tierra

Tus mandamientos, cuando  construyo una vida a la carta

Tu respuesta, cuando ya  nadie me escucha ni me responde



¡Dame,  Señor, sobre todo tu persona!

Que temo no encontrarte en  la dirección por donde busco

o, tal vez, hacerme un  “dios” a mi medida

Que temo encontrarte  demasiado rápido

sin cambiar mis días en poco  o en nada

Que temo confundirte con  otros señores

y disfrazarte de comodidad y  de riqueza

de orgullo y de existencia  del todo fácil



Ven  a mi encuentro, Jesús,

y aléjame de todo aquello  que me impide ser tu testigo

de todo aquello que me aleja  de tu reino

de todo aquello que me  confunde y me degrada

de todo aquello que,  simplemente, no eres Tú.

Amén

Exhortación de despedida

Hay que salir felices del templo con la idea clara de que el Señor Jesús, no nos abandona y con amor hace crecer nuestra fe. Y eso es lo fundamental para seguir adelante en tiempos tan difíciles.