¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

¡¡Avisos importantes!!

12 octubre 2016

Domingo 16 de octubre: Guión Litúrgico 2


Resultado de imagen de liturgia

DOMINGO 16 DE OCTUBRE DE 2016
DOMINGO XXIXº DEL TIEMPO ORDINARIO


PREPARACIÓN: 
Antes de la salida del celebrante

Celebramos hoy el domingo vigésimo noveno durante el año, celebrando gozosamente la Pascua del Señor, con el compromiso de dar testimonio, de catequizar, educar y comunicar la Buena Nueva por todos los medios a nuestro alcance, sintiendo la necesidad de entrar en comunión y diálogo con los hombres que buscan la verdad en nuestro continente.

AMBIENTACIÓN: 
Luego del saludo inicial y antes del acto penitencial

La Palabra de Dios nos invita hoy a orar perseverantemente, sin descanso, con humildad y confianza; oración que es un diálogo amoroso de apertura y aceptación, que siempre es escuchada por nuestro Padre, pero teniendo bien en claro que la ayuda de Dios no nos libera del trabajo y del esfuerzo de nuestra parte, ya que Él espera de nosotros el ofrecimiento de nosotros mismos y de todas nuestras actividades, siendo nuestra tarea, el consagrar a Dios el mundo.


1ª. LECTURA:  (Ex 17, 8-13)        (Ver texto)

Escuchemos ahora, en esta vieja historia del Antiguo Testamento, cómo el Señor escucha la plegaria de su pueblo.

SALMO RESP.:     (120, 1-8)    (Ver texto)

                       R.    Nuestra ayuda está en el Nombre del Señor.

2ª. LECTURA:    (2 Tm 3, 14--4, 2)    (Ver texto)

Estas recomendaciones de Pablo a su discípulo, son una seria advertencia también para nosotros, para que sigamos lo que implica nuestra fe.

EVANGELIO:   (Lc 18, 1-8)      (Ver texto)

Hoy Jesús, en el Evangelio, nos habla de la confianza que hemos de tener en el Señor, que nos escucha y está siempre atento a nuestras plegarias.

ORACIÓN DE LOS FIELES:

CELEBRANTE:

Y ahora hermanos, siguiendo las palabras de Jesús, que nos enseña que hemos de orar siempre, sin desanimarnos y seguros que Dios nos escucha, presentémosle a nuestro Padre del Cielo, con humildad, estas peticiones.

GUÍA:  A cada una de las peticiones responderemos orando:

"PADRE, DANOS PERSEVERANCIA EN LA ORACIÓN"

v Padre santo, queremos que la Iglesia sea siempre fiel seguidora del camino de tu Hijo, que haga llegar a todos los hombres tu Palabra, de tal manera que sea escuchada, encarnada, celebrada y transmitida a los hermanos, y por ello te pedimos...

v Padre bueno, para que formando en nuestra Iglesia diocesana, una verdadera comunidad de amor, seamos fervientes en la oración y trabajemos comprometidamente por la salvación de nuestros hermanos, te pedimos...

v Señor de la vida, para que en nuestra Patria todos nos unamos de verdad, y así podamos superar las dificultades que nos encontramos viviendo, y por ello te pedimos...

v Padre misericordioso, para que tantos hermanos nuestros que se encuentran viviendo en una situación límite, encuentren en nuestra oración por ellos, un compromiso de solidaridad y fraterna ayuda, te pedimos...

v Dios de todo consuelo, para que sobre toda nuestra comunidad se derrame el Espíritu de tu Hijo, para que crezca siempre nuestra fe, para no cansarnos de acudir a Ti, para pedirte que no nos abandones y que tengas compasión de nuestra inconstancia en la oración, te pedimos...

CELEBRANTE:

Padre bueno, escucha las plegarias que con fe te hemos presentado, a ti que eres nuestro auxilio, y atiende nuestros anhelos, concediéndonos todo aquello que no nos atrevemos a pedirte. Por Cristo, nuestro Señor.

PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS:

Queremos ser en el mundo verdaderos fermentos para contribuir a su santificación, por eso ahora, presentemos a Dios, junto a las ofrendas, este compromiso.

Al término del “Lavatorio de Manos” y cuando el celebrante vuelve al centro del altar y antes de la oración siguiente, se hace poner de pie a la asamblea

DIÁLOGO DEL PREFACIO:
Al iniciarse el Prefacio (antes de "El Señor esté con vosotros")

El Señor escucha siempre a su pueblo y nos bendice siempre con su amor. Por ello, ahora que renovaremos una vez más el mayor don de la bondad del Padre, demos gracias con alegría.

COMUNIÓN:

El entrar en una íntima comunión con Cristo nos implica entrar también en comunión con todos y cada uno de nuestros hermanos y así toda nuestra vida se hace una auténtica oración a Dios.

COMUNIÓN ESPIRITUAL:
Al término de la distribución de la comunión.

Hermanos:
Todos aquellos que no han podido acercarse a recibir a Jesús Sacramentado, pueden hacer la Comunión Espiritual rezando la siguiente oración:

Creo Señor mío que estás realmente presente
en el Santísimo Sacramento del altar.
Te amo sobre todas las cosas y deseo
ardientemente recibirte dentro de mi alma;
pero, no pudiendo hacerlo  ahora sacramentalmente,
ven al menos espiritualmente a mi corazón.
Y como si te hubiese recibido, me abrazo
y me uno todo a Ti;
Oh Señor, no permitas que me separe de Ti.
Amén.

DESPEDIDA:


Al terminar esta Eucaristía dominical, y como fruto de ella, Pidamos al Padre que nos enseñe a hacer de nuestras vidas una perseverante oración, por la que asumamos el compromiso de ofrecernos también nosotros a Él, como Cristo, por la salvación de todos nuestros hermanos.