¡¡LLEGA EL ADVIENTO!! YA TENÉIS A VUESTRA DISPOSICIÓN MUCHOS RECURSOS EN NUESTRO BLOG

12 octubre 2016

Comentario al Evangelio de hoy, 12 octubre


Resultado de imagen de evangelio

Fernando Prado, cmf
Dios habita en medio de su pueblo y por eso el pueblo se alegra y hace fiesta. Es la alegría del encuentro y de la presencia. El Arca de la alianza de la que habla la primera lectura es símbolo de Dios con nosotros.
La liturgia de la Fiesta del Pilar nos invita a fijarnos en Jesús, el hijo de María, a quien el Evangelio proclama el Emmanuel, el Dios-con-nosotros. Esta es la promesa que Dios ha hecho a su pueblo: yo soy Dios-con-vosotros, y estaré con vosotros todos los días hasta el fin de los tiempos.

Ahí está el verdadero pilar de nuestra fe. Somos herederos y custodios de esa promesa. En ella creemos y confiamos: Dios está con nosotros. Y si Dios está con nosotros… ¿quién contra nosotros?
Cuando Jesús caminaba por su tierra, iba predicando esa verdad: Dios y el Reino están ya entre nosotros. Convertíos y creed esta Buena Noticia. Es necesario cambiar de perspectiva. Dios está con nosotros y su presencia todo lo renueva. ¿No lo notáis?
Algunos, ciertamente, quedaron prendados de la promesa. Lástima que no todos se enteraron. Y así, con esas palabras que apuntaban a un horizonte más alto y más bello, fue calando la Buena noticia. Aquellos hombres y mujeres, vieron en Jesús a Dios que habitaba en medio de su pueblo, insuflándoles, por su palabra, la alegría del Evangelio, el sueño de un horizonte más bello y el sentirse partícipes e invitados a aquel banquete. No es de extrañar que a su paso una mujer le gritara ese piropo. La mujer, entusiasmada, pone a María en su boca para referirse a Jesús: ¡qué grande ha de ser tu madre que ha dado a luz a alguien como tú!
En este día de la Virgen del Pilar, pedimos a María que interceda ante Dios Padre para que avive en nosotros la admiración de sabernos acompañados en la vida por este Dios que está con nosotros y que se nos ha manifestado en Jesús.
En España se hace fiesta en este día y se mira hacia Latinoamérica, la viña joven que un día recibió el Evangelio y hoy nos lo devuelve purificado, fresco, lleno de vida, alegría y fiesta. Pidamos unos por otros, los que compartimos una misma lengua y una misma fe. En el Señor nos sabemos hermanos y coherederos de esa gran promesa que nos transmitieron y hoy vive en nosotros: Dios está con nosotros siempre, todos los días, hasta el fin de los tiempos. Que tengamos un buen día todos, hermanos y que el Señor nos colme de sus bendiciones.


Vuestro hermano, 
Fernando Prado, cmf.