ESTE TRIMESTRE... VISITA PASTORAL!! PARTICIPA EN LOS DISTINTOS ACTOS ORGANIZADOS POR LA PARROQUIA. ¡TE ESPERAMOS!

23 agosto 2016

Reflexión sobre el Domingo 28 de agosto

Resultado de imagen de misericordia
EL PAN COTIDIANO DE LA MISERICORDIA: LA GRATUIDAD 
«El Evangelio deja muy clara la estrecha relación que hay entre la humildad y la gratuidad. Humildad: en el banquete no hay que buscar los primeros puestos. Gratuidad: en el banquete es muy evangélico invitar a «pobres, lisiados, cojos y ciegos, porque no pueden pagarte; te pagarán cuando resuciten los muertos». Esto es llevar el asunto de la humildad hasta el fondo de la vida cristiana: una conducta que no vive de la recompensa, sino de la donación y la gratuidad» (cf. la homilía). La misericordia jamás es interesada. Por eso, cuando se ejercita sobre “quien no puede pagarte”, es realmente auténtica. Y quienes nunca podrán “pagarte” son quienes carecen de lo necesario para hacerlo. 

¡ATRÉVETE A… EMPEZAR POR LOS ÚLTIMOS! 
La misericordia jamás es interesada. Es una buena norma, a la hora de tener que elegir, que optar, etc., empezar siempre por los últimos de la ola, hasta llegar a los primeros. Si lo hacemos así, seguro que llegamos a quienes más lo necesitan. En caso contrario, suele pasar que nunca lleguemos al final y sean siempre los mismos –los pobres, en muchos sentidos- los que no reciban la ayuda que necesitaban. 
A veces las cosas son muy complicadas porque la gratuidad no sólo es para quien da, sino para quien podría recibir. Una pequeña anécdota nos muestra la dificultad que entraña a veces la gratuidad: un año, teniendo que llevar niños de excursión, se decidió añadir algún coche particular, pues todos no cabían en el autobús. Una familia ofreció su coche para ello. Al acudir a la familia de uno de los niños para ofrecerles que su hijo fuera en ese coche, los padres se negaron porque “no podían devolver el favor a su dueño”… 
UNA OBRA DE MISERICORDIA 
Los últimos de la cola son aquellos en quienes nadie se fija. Pon atención y observa a tu alrededor, seguro que hay alguien “perdido” al que la ayuda no le llega. Opta por esa persona antes que por otra, en cualquier circunstancia y en cualquier tipo de relación. 
Acepta a los demás por lo que son y no por los cargos que ocupan, por las cualidades y virtudes que tienen y no por las apariencias…