¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

26 agosto 2016

Liturgia 26 de agosto

ESPERANDO CON ANSIA LA VENIDA DEL SEÑOR 

Introducción

Primera Lectura: Pablo sabe que los cristianos de Corinto no solamente están divididos en sus lealtades, sino que también están influenciados por la tendencia griega a filosofar sobre todo. Pero su salvación, su verdadera visión, se encuentra en Cristo, que les salvó por la cruz.

Evangelio: El punto clave de la parábola de las vírgenes sabias y necias, en el evangelio de hoy, no es tanto la vigilancia como la previsión, la disponibilidad para el reino; y solamente entonces, lógicamente, vendrá la vigilancia.

Oración Colecta
Señor Dios nuestro, fuente de toda sabiduría:
Tú nos invitas a ser sabios y previsores
y a encontrar a tu Hijo
con lámparas encendidas en nuestras manos.
Ayúdanos a prepararnos para encontrarle
en los acontecimientos de la vida diaria
y en la gente que nos rodea, 
para que podamos entrar con él 
en tu fiesta celestial, que es eterna,
y se prolongará por los siglos de los siglos.

Intenciones
Por el Papa, por los obispos y sacerdotes, para que constantemente recuerden a sus fieles la dimensión eterna de la vida en este mundo y nos dirijan con sabiduría, paciencia y vigilancia, roguemos al Señor.
Por los desalentados y heridos en la vida, para que no se rindan a la frustración y la amargura,  y para que puedan sacar  nueva fuerza y esperanza, gracias a nuestra presencia amable y a nuestra sincera amistad con ellos, roguemos al Señor.
Por nuestros queridos hermanos difuntos, para que vivan por siempre en la alegría y felicidad del Señor.

Oración sobre las Ofrendas
Oh Dios, Padre nuestro:
Tú nos invitas a todos al banquete de tu Hijo, la eucaristía..
Que el pan y el vino de esta celebración 
sea el signo de la gran fiesta
que tú has comenzado ya con nosotros aquí en la tierra, 
y que sea también nuestra fuerza
para caminar hasta el fin
a su perfecta celebración en el cielo, 
donde tu Hijo vive y reina contigo 
por los siglos de los siglos.

Oración después de la Comunión
Señor Dios nuestro:
En tu reino, esperar no significa
estar aburrido e inactivo,
sino salir a encontrar a tu Hijo
y con él construir un mundo mejor. 
No permitas que ninguno de nosotros
permanezca apático o insensible 
ante ninguno de nuestros prójimos
que  espere una palabra o un gesto 
de simpatía y aliento, 
porque él representa para nosotros
a tu Hijo Jesucristo.
Que tu mismo Hijo permanezca con nosotros
para dar vida y crecimiento a tu reino 
hasta que lo lleves a la perfección en gloria
por los siglos de los siglos.

Bendición
Hermanos: Prepárense y estén listos para la venida del Señor, siempre.  Sabemos muy bien lo que esperamos: al Señor, y con él vida plena, gran alegría y felicidad eternas. Entonces... no hay nada que temer.
Que la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre ustedes.