¡Bienvenidos a la Parroquia de la Inmaculada. Recursos, dinámicas... Noticias sobre la Parroquia... Avisos parroquiales... Todo para la Liturgia del Domingo... ¡¡Busca tu grupo!! ¡Acércate e informáte!!

17 agosto 2016

Domingo 21 de agosto: Varios 1

Resultado de imagen de evangelio del día
EL PAN COTIDIANO DE LA MISERICORDIA: EL AMOR AL PRÓJIMO 
En la vida cristiana, en la vida que quiere ser un seguimiento de Jesús, ¿cuál es “lo esencial”? ¿No estaremos poniendo “lo esencial” en cosas que no lo son y con las que gastamos demasiado tiempo y… se nos va la vida? El papa Francisco señala cómo, para Santo Tomás, la misericordia es la mayor de todas las virtudes (EG 37). Pero a veces nos desviamos, y nos fijamos más en otras cosas menos importantes: «Por ejemplo, si un párroco a lo largo de un año litúrgico habla diez veces sobre la templanza y sólo dos o tres sobre la caridad o la justicia, se produce una desproporción donde las que se ensombrecen son precisamente aquellas virtudes que deberían estar más presentes en la predicación y en la catequesis» (EV 38). 

¡ATRÉVETE A… SERVIR A LOS DEMÁS! 
Porque eso es lo primero y esencial, y el resto, muchas veces no hace más que ensombrecer, ocultar, poner entre paréntesis, disimular… el amor que realmente compromete. Hay que hacer todo un trabajo de “criba” personal para no andar “mareando la perdiz” de nuestra vida cristiana, dándole vueltas al culto, a la devoción, a la limosna, a ¡tantas cosas!… con tal de no tocar aquello que realmente “duele” y quedarse tranquilo creyendo se buen cristiano. El servicio a los demás es la piedra de toque donde se mide la verdad de mi seguimiento de Jesús. 
UNA OBRA DE MISERICORDIA 
En la Bula del Año de la Misericordia, el papa mismo nos sugiere obras de misericordia que hay que realizar, antes que hablar de ellas (MV 15). ¿Haces alguna de ellas? 
•¿Dedicamos tiempo para acompañar al enfermo o prisionero? 
•¿Hemos ayudado a alguien a superar sus dudas, sus miedos, sus soledades? 
•¿Hemos hecho algo para vencer la ignorancia de tantas personas, sobre todo niños, pero también jóvenes y adultos? 
•¿Les hemos ayudado a salir de su pobreza? 
•¿Hemos sido capaces de ser cercanos a quien estaba solo y afligido? 
•¿Hemos perdonado al que nos ofendió? 
•¿Hemos superado todo rencor y violencia? 
• ¿Hemos logrado tener paciencia con aquel que se me hace inaguantable?