30 mayo 2015

Frase del día, 30 mayo

Resultado de imagen de frasesmotivadoras?trackid=sp-006

Stma. Trinidad: Jugando también se aprende



Stma. Trinidad: Celebrando la Palabra de Dios con niños



Stma. Trinidad: Misa con niños

Acogida
Hermanos y hermanas:
Si el domingo pasado concluíamos el tiempo de Pascua, hoy comenzamos el tiempo ordinario con la Solemnidad de la Santísima Trinidad.
En este día queremos contemplar a Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, o lo que es lo mismo: un Dios que es familia, es comunidad, es amor y unión. Alabemos hoy a Dios con un espíritu abierto y agradecido porque este Dios nos ama y quiere nuestra salvación. Alabemos la grandeza y misericordia de Dios, nuestro Padre, agradezcámosle la vida nueva que nos ha dado en Jesucristo y sintámonos movidos por la fuerza del Espíritu que ha derramado en nosotros.  (Un cartel del “Gloria al Padre” o de “En el nombre del Padre”).

Peticiones de Perdón

Hemos comenzado la celebración de la Eucaristía "en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo". Y a Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo, pedimos perdón por nuestros fallos y pecados.
Tú, Dios, Padre misericordioso, a quien no siempre reconocemos como Señor de nuestras vidas.  Señor...
Tú, Hijo fiel, enviado para dar vida al mundo, al que no seguimos tus palabras y tu ejemplo. Cristo....
Tú, Espíritu, derramado en nuestro corazones, a cuyas inspiraciones no somos demasiado dóciles. Señor...

Monición a las lecturas

En la 1ª lectura escucharemos como Moisés exhorta al pueblo a reconocer que el Señor es el único Dios y a ponerlo en práctica  cumpliendo sus mandamientos. En el evangelio, Jesús envía a sus discípulos a anunciar el evangelio y bautizar sabiendo que Dios está siempre con nosotros. La carta a los Romanos nos recuerda que hemos recibido el Espíritu que nos hace hijos de Dios.

Peticiones
Con confianza de hijos, presentemos a Dios, nuestras súplicas, diciendo:
- Escúchanos, Padre.
- Para que la Iglesia transmita a todos que Dios es nuestro Padre. Oremos.
- Para que los que sufren sientan el amor de Dios por nuestra cercanía y apoyo. Oremos.
- Para que descubramos a Dios en la vida y en las personas. Oremos.
- Para que seamos testigos del mensaje salvador de Dios. Oremos.
- Para que seamos la mano cariñosa y cercana de Dios a los que lo pasan mal. Oremos. 
- Para que participemos en la Eucaristía todos los domingos. Oremos.
- Para que se nos note que somos hermanos de todos. Oremos.
- Para que Dios bendiga a nuestros familiares y amigos. Oremos.
- Yo te pido por los niños y jóvenes que aún no han conocido a Jesús en sus vidas. Oremos.

Stma. Trinidad: Guión Litúrgico

Descargar

Guión litúrgico Festividad de la Santísima Trinidad

Comentario al Evangelio de hoy, 30 mayo



Queridos amigos:
En el Evangelio de hoy le preguntan a Jesús “con qué autoridad” hacía las cosas y “quién le había dado tal autoridad”. Cuando la autoridad nace del cargo que uno ocupa, del poder que tiene, del dinero que posee y de la fama, normalmente esta autoridad se impone y busca el dominio del otro; intenta subyugarlo, controlarlo y tenerlo amarrado. El poder, el dinero y la fama buscan privilegios, e incluso intentan controlar a Dios.
Hay también otra autoridad que busca la dignificación y la promoción de las personas; su objetivo es el crecimiento y desarrollo de las personas; y se ejerce en servicio a los demás sin buscar su propio beneficio personal y social. Es la autoridad de quien ha comprendido que “mandar es servir” y la ejerce con amor sin usar la fuerza y buscando convencer más que imponer.
Existe además la autoridad moral: el propio testimonio de vida. Jesús decía “si no me creen a Mí, crean a mis obras, pues ellas hablan de Mi”. Es la autoridad de quien ha hecho de su vida un servicio desinteresado a los pobres y excluidos, e incluso ha dado su propia vida por su liberación total. Es la autoridad del testimonio verdadero y nítido de la persona de bien que se conoce por sus obras, porque “un árbol bueno no da frutos malos, y un árbol malo no da frutos buenos”.
En este mundo de las comunicaciones globales qué importantes son los gestos de bondad, misericordia y amor; producen espontáneamente reacciones y sentimientos positivos. Ya se dice que “un gesto vale por mil palabras”. Es la evangelización más convincente porque como decía el Beato Pablo VI “el mundo de hoy escucha con más gusto a los testigos”. San Pablo decía a los cristianos de Tesalónica: “ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien”.
Amiga y amigo lector: nuestra fuerza –autoridad- está en el amor y en hacer el bien. Ojalá también hoy puedan decir de nosotros, cristianos del siglo XXI, lo mismo que decían de los cristianos del siglo primero “Mirad cómo se aman. Hermanos qué tenemos que hacer para ser como ustedes”. El libro del Eclesiástico decía de los hombres de bien: “Hagamos el elogio de los hombres de bien…Hay quienes no dejaron recuerdo y acabaron al acabar su vida, fueron como si no hubieran sido… No así los hombres de bien: su esperanza no se acaba, sus bienes perduran en su descendencia, su heredad pasa de hijos a nietos… Su recuerdo dura por siempre, su caridad no se olvidará” (44, 1.9-13).
José Luis Latorre, Misionero Claretiano

Evangelio del día, 30 mayo


Lectura del santo evangelio según san Marcos (11,27-33):

En aquel tiempo, Jesús y los discípulos volvieron a Jerusalén y, mientras paseaba por el templo, se le acercaron los sumos sacerdotes, los escribas y los ancianos y le preguntaron: «¿Con qué autoridad haces esto? ¿Quién te ha dado semejante autoridad?»
Jesús les respondió: «Os voy a hacer una pregunta y, si me contestáis, os diré con qué autoridad hago esto: El bautismo de Juan ¿era cosa de Dios o de los hombres? Contestadme.»
Se pusieron a deliberar: «Si decimos que es de Dios, dirá: "¿Y por qué no le habéis creído?" Pero como digamos que es de los hombres...» (Temían a la gente, porque todo el mundo estaba convencido de que Juan era un profeta.)
Y respondieron a Jesús: «No sabemos.»
Jesús les replicó: «Pues tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto.»

Palabra del Señor

28 mayo 2015

Viernes 29 de mayo: ¡Fin de catequesis y lunch fraterno!



Mañana viernes día 29 de mayo concluye la Catequesis Infantil por este año.
A las 18,15 horas los alumnos del Colegio Internacional de Valladolid pondrán en escena la obra titulada Alicia en el País de las maravillas. Será en la Cripta de la Parroquia, entrada Calle Italia, 1.
A continuación, se servirá un lunch fraterno para todos. ¡Estáis invitados pertenezcáis o no a la Parroquia!

Jueves día 28: Oración Red asís




Os invitamos a participar hoy jueves día 28 de mayo en la Oración mensual Red Asís. será a las 20,30 horas en la Capilla de San Damián.

Grupos de Poscomunión: ¡¡Termina el Curso Pastoral!

Mañana viernes concluirá la Catequesis para todos los niños de 1º y 2º de Comunión y Poscomunión.

Pero el pasado viernes día 22 de mayo, los chavales de Poscomunión y Catequesis y Tiempo Libre realizaron una evaluación y una fiesta final.
aquí tenéis unas fotos de su última reunión.

Fin grupos Confirmación 2º año

Los grupos de Confirmación de 2º año concluyeron las reuniones el pasado día 22 de mayo. Tras realizar una evaluación sobre todo lo vivido y experimentado este año, dieron gracias al Señor por un curso pastoral más. El encuentro concluyó con un lunch fraterno.

Confirmación 1º y Grupo Juvenil Asís (mayores)

Los jóvenes de los grupos de Confirmación de 1º año y los del Grupo Juvenil Asís (mayores) concluyeron sus reuniones el pasado viernes día 22 de mayo.
Sin duda ha sido un curso pastoral muy provechoso para todos. Nos veremos de nuevo en septiembre!!

Comida coro parroquial

Nuestras chicas del coro parroquial, formado por jóvenes de los grupos de Confirmación disfrutaron de una comida fraterna el sábado día 16 de mayo.

Desde aquí deseamos agradecer su trabajo durante todo el Curso Parroquial y por estar ahí siempre que se las necesitan. ¡Gracias de corazón!

Para ver todas las fotos pincha en la imagen inferior.

Primeras Comuniones en la Parroquia: Fotos

Los pasados días 9 y 16 de mayo se llevaron a cabo en la Parroquia las Primeras Comuniones de nuestros niños y niñas que han estado acudiendo a la Catequesis durante dos años.
Fueron dos días entrañables y llenos de emoción.
Para ver todas las fortos pincha en la imagen.

Frase del día 28 mayo

Stma Trinidad: Música 3

«EL SEÑOR ES EL ÚNICO DIOS»
«Y lo que creemos de tu gloria,
porque tú lo revelaste,
lo afirmamos también de tu Hijo,
y también del espíritu Santo,
sin diferencia ni distinción.
De modo que, al proclamar nuestra fe
en la verdadera y eterna Divinidad,
adoramos tres Personas distintas,
de única naturaleza
e iguales en su dignidad».
(Prefacio propio).
Ambientación musical: “El alzar de mis manos”. Momentos de Paz-13.
El misterio de la Santísima Trinidad es la síntesis de la fe cristiana. Creer en la Trinidad no es cuestión de altos razonamientos teológicos sino de vivir la fe profundamente y experimentar personalmente que Dios nos ama, que está cercano a nosotros, aunque nosotros nos alejemos de Él; un Dios al que podemos llamar “Padre” porque nos ha hecho hijos adoptivos, aunque nosotros no nos reconozcamos -muchas veces- hermanos unos de otros. Él es el único Dios, allá arriba en el cielo, y aquí abajo en la tierra. ¡No hay otro!
Canto de entrada: “Un solo Señor” CMD 5-1; CLN 708; “Alabaré” CLN 612.

Explicación Santísima Trinidad

Descargar

Santísima Trinidad explicación

Actividad Santísima Trinidad

Descargar


Santísima Trinidad actividad

Catequesis sobre la Stma. Trinidad

Descargar

Catequesis Santísima Trinidad

Dios Trinidad amor-comunicación total

AMOR-COMUNICACIÓN TOTAL

La Iglesia, la comunidad cristiana, tiene conciencia de que, si es verdad lo que el Nuevo Testamento dice, que Dios envió a su propio Hijo, que Dios habló por medio de su Palabra, que Dios se ha revelado en su imagen, quiere decir que Dios es una realidad comunicable. Los diversos títulos que se otorgan a Jesús expresan de diversas maneras que éste es comunicación de Dios. Como Hijo, es la comunicación de vida del Padre. Como Palabra, es la comunicación de sus designios. Como Imagen, es la comunicación de la estructura divina.
En estas expresiones hay una necesidad de expresar esta realidad: Dios no es alguien que no se comunica; no es alguien cerrado sobre sí mismo; no es alguien como estéril, muerto.
En los catecismos se decía: “Dios es el ser perfectísimo, absoluto, inmutable, simple, impasible”. La Biblia dice otra cosa: Dios es amor, Dios es comunicación, Dios es donación, Dios no es un absoluto autosuficiente y cerrado, sino que es un absoluto de comunicación.
Si Dios es comunicación, si Dios es un absoluto de amor, es el amor total, perfecto, la comunicación total, perfecta. El ama eternamente, se comunica eternamente, habla eternamente, se refleja a sí mismo eternamente. «Luz, resplandor de la Luz». Todas las otras expresiones del Credo son otra forma de decir esto mismo: que la realidad de Dios, por sí misma, es comunicación, amor, donación, manifestación. Y lo es por su misma esencia, por su misma manera de ser.
Nosotros no tenemos por esencia ser comunicación. Somos seres mezclados de comunicación e incomunicación. Somos espíritu y materia; somos amor y egoísmo; somos cerrados y abiertos. Por eso tenemos momentos de comunicación y momentos de no comunicación; tenemos momentos de palabra y momentos de silencio; momentos en que hacemos hijos y momentos en que no hacemos nada, sino más bien devoramos los hijos de los otros, y los propios; tenemos una imagen, pero la imagen no representa adecuadamente lo que somos, y no acabamos de ser capaces de representarnos. Si pudiéramos comprender lo que puede ser un amor total, alguien que es todo amor; una comunicación total, alguien que es todo comunicación; una palabra total, que expresara todo lo que hay, comprenderíamos qué es la Trinidad: Tres en una misma realidad comunicada totalmente.
Son Dios tanto el Uno como el Otro y el Otro. Porque cuando la comunicación es total, todo lo que tiene el Padre lo tiene el Hijo, y el Padre no se queda con nada que no le dé al Hijo. El Evangelio de San Juan subraya esto: “No tengo nada que el Padre no me haya dado”; «todo lo que tiene el Padre me lo ha dado a mí»; «el Padre y yo somos una misma cosa»; “quien me ve a mí, ve al Padre”.
Si pudiéramos imaginar un amor total, si pudiéramos darnos del todo al que amamos, de manera que yo fuese el otro, y el otro fuese yo, comprenderíamos lo que son el Padre y el Hijo y el Espíritu. El Padre es tan Dios como el Hijo, y el Hijo es tan Dios como el Padre; y el Espíritu que es la comunión que hay entre ambos, es tan Dios como el uno y el otro. No hay más. Es el amor total, la comunicación total.
Si, por un imposible, un papa dijese que dejáramos correr el creer en la Trinidad, tendríamos que dejar de creer en Dios. En un Dios que no sea Trinidad no se puede creer, porque sería un Dios cerrado sobre sí mismo; sería un Dios que no puede salir de sí mismo, que no puede interesar a nadie, que no puede entrar en relación, que no puede crear, porque ha de crear por su Palabra. ¿Por qué, hace unos años, estaba de moda hablar de la muerte de Dios? Porque un Dios que no sea Trinidad -y ahora la gente parece haber perdido el sentido del Dios trinitario, quizá porque no hemos sabido predicarlo- es un Dios que está muerto de hastío, de soledad, de esterilidad. Un Dios así no sabe qué hacer en toda la eternidad; es un Dios estéril que no puede hacer nada; no tiene actividad. Es un Dios muerto.
La Trinidad es la vida de Dios, y la vida es comunicación. Y nuestra dificultad ante la Trinidad se debe, sencillamente, a que tenemos una metafísica implícita de Dios, aunque la gente no lo sepa. Es la metafísica del ser estático, “cósico”, que no nos deja captar que el principio de todo es la vida y que la vida es comunicación. Dios no es un absoluto de ser sino un absoluto de comunicación, de amor. La Biblia dice bien claro que Dios es amor. Pero parece que se nos ha gastado la palabra.
El Padre está toda la eternidad engendrando al Hijo. «Nacido del Padre antes de todos los siglos». Es tan eterno como el Padre, es la vida de Dios. «Dios nacido de Dios, Luz resplandor de la Luz». Esta palabra, «Luz», es de San Atanasio, y quizá es la manera más bonita de decir lo que es muy difícil de expresar. Entre la luz y su resplandor hay diferencia y no la hay. Quizá es la imagen que encontraban más aproximada: veían que la luz y el resplandor es lo mismo y no es lo mismo; es decir, la luz tiene una entidad en sí, pero hacia fuera es el resplandor. Es como si dijéramos «Dios hacia dentro» y «Dios hacia afuera». «Luz resplandor de la Luz, Dios verdadero nacido de Dios verdadero. Engendrado, no creado”. Con esta imagen se quería combatir la concepción arriana. Se quería contraponer el nivel del «hacer» (fabricación de algo extrínseco) y el nivel del “engendrar” (que surge de la misma vida interna): la creación temporal y la generación eterna. El Hijo es «engendrado, no creado». El lenguaje es convencional, como siempre. También lo será después la oposición entre naturaleza-persona. Querían decir: al hablar de “engendrar” queremos expresar la generación eterna, y al hablar de «creado» nos referimos a la creación en el tiempo. Sólo las criaturas son creadas; la generación de Dios es eterna. El lenguaje es muy insuficiente, pero es la única manera que hay de intentar entrar en la inefable realidad de Dios.
Un principio de la teología trinitaria moderna es que “Dios se manifiesta tal como es y es tal como se manifiesta”. A nosotros Dios se nos manifiesta realmente como Padre, Hijo y Espíritu. El Nuevo Testamento nos habla de los tres. Entonces, si se nos ha manifestado como Padre, Hijo y Espíritu, es que Dios es Padre, Hijo y Espíritu. Si no, el Nuevo Testamento sería un engaño. Dios nos habría engañado. Ninguno de nosotros puede decir: «yo me manifiesto tal como soy y soy tal como me manifiesto», porque mi capacidad de manifestarme es muy limitada. Yo sólo me puedo manifestar a trozos, por partes. Tengo la ilusión de pensar que sé más cosas de las que soy capaz de decir o expresar. Pero en Dios no pasa así: si El se manifiesta como Padre, Hijo y Espíritu, es que El es Padre, Hijo y Espíritu. Siempre como algo provisional, no del todo adecuado, ya que todas estas denominaciones no son más que aproximativas, y por eso en el Nuevo Testamento se dan distintos modos de hablar: Hijo, Palabra, Imagen, Resplandor… Lo importante es que con estas expresiones, tan imperfectas, lo que queremos confesar es la realidad de la encarnación y de la salvación, la diferencia entre un Dios personal y comunicativo y un Dios impersonal; entre un Dios vivo y un Dios muerto, reducido quizá a una ciega fuerza cósmica.
El cristiano cree en el Dios viviente, que vive en la vida trinitaria y que es capaz de comunicarnos su propia vida trinitaria con la comunicación del Hijo y del Espíritu.

JOSEP VIVES
CREER EL CREDO
EDIT. SAL TERRAE
COL. ALCANCE 37 SANTANDER 1986, págs. 78-83

Fraternidad: icono de la Trinidad

La fraternidad, el mejor icono de la Trinidad.
Al monje pintor ruso Andrés Roublev le pidieron que decorase  una iglesia de la Trinidad, en pleno siglo XV, cuando toda la  población vivía en un clima de guerra e invasiones de los tártaros,  en medio de fuego, hambre y matanzas.
El iconógrafo Roublev no  pintó el Juicio final, que tal vez habría sido lo más cercano a la  realidad que el pueblo vivía, sino el icono de la Trinidad. Los tres misteriosos ángeles que visitan a Abraham y Sara junto  a la encina de Mambré (/Gn/18/01-15), son representados como  símbolo de la Trinidad. En una atmósfera de profunda serenidad,  las tres figuras, esbeltas y alargadas, iguales en sus colores  básicos (azul y dorado) y diferentes en sus posturas y colores  propios, centran su atención sobre una mesa, donde hay un cáliz  con un cordero degollado. Es la Trinidad, que se abre al mundo  creado.
En un clima de comunión y de mutua circularidad entre los tres  personajes, el ángel pintado en el centro del icono , con su túnica  roja, color de sangre, representa al Hijo, el Cordero de Dios que  quita el pecado del mundo.
Toda la Trinidad es un diálogo de amor  sobre la salvación y la vida que el Hijo va a derramar sobre el  mundo, creado por amor. El Padre envía al Hijo, el Espíritu  fecundará y hará posible esta misión audaz: el Hijo se hace hombre  y entra en nuestra historia como primogénito de muchos hermanos  (Rm 8, 29), para reunir a los hijos de Dios dispersos por el pecado  y la división (Jn 11, 51-52), para superar la división de Babel (Gn  11).

Stma. Trinidad: Oración de los Fieles 2



Señor, tus ojos están puestos en los que esperan tu misericordia, por eso ponemos nuestras peticiones ante Ti, confiando en la generosidad de tu corazón.

R.- SEÑOR, CONFÍAMOS EN LA GENEROSIDAD DE TU CORAZÓN.

1.- Por la Iglesia; para que dé razones sólidas para creer y esperar, y para que nos ayude a poner nuestras vidas en las manos de Dios, con la certeza de que la Trinidad habita en cada uno de nosotros.

OREMOS

2.- Por el Papa Francisco, por los obispos, los sacerdotes; para que nos enseñen a creer en la Trinidad y arrodillarnos ante el misterio para experimentar: la vida, el amor y la plenitud de Dios.

OREMOS

3.- Pedimos por todos los religiosos y religiosas de vida contemplativa, que viven con tanta plenitud la Trinidad de Dios; para que el Señor les dé fuerza y les ayude a seguir adelante, pues ellos son el alma y el cimiento de la Iglesia.

OREMOS.

4.- Por las naciones, los pueblos, las familias, las personas que no encuentran la paz; para que el Señor ablande su corazón y los lleve: a aceptar, a perdonar, a compartir, llegando así a la concordia y la tranquilidad.

OREMOS

5.- Por las familias; para que la Trinidad las marque con su sello, siendo creadoras de vida, portadoras de amor y constantes en comunicación.

OREMOS

Stma Trinidad: Oración de los Fieles 1



QUE TU AMOR LLENE NUESTRA VIDA

Hoy celebramos el día de Dios, el día de su naturaleza trinitaria. Inspirados por el Espíritu, pedimos al Padre, por medio del Hijo, diciendo:

R.- QUE TU AMOR LLENE NUESTRA VIDA.

1. – Te pedimos Padre que no deje de soplar el Espíritu en tu Iglesia, para que todos los que la componemos obremos según tu voluntad.

OREMOS

2. – Te pedimos Padre que el Espíritu se derrame sobre todos aquellos que reciben la Buena Noticia, para que respondan con generosidad al anuncio del Evangelio.

OREMOS

3. – Te pedimos Padre que todos los que están enfermos o impedidos los llenes de fuerza y paciencia para soportar con ánimo el camino a recorrer hasta que recobren con prontitud la salud perdida.

OREMOS

4. – Te pedimos Padre, por todos los desplazados a causa del hambre o la guerra, por todos los inocentes de tantos conflictos, para que su llanto sea escuchado por los responsables de tales atrocidades y les permitan el regreso a sus hogares.

OREMOS

5. – Te pedimos Padre que llenes de alegría los corazones de todos aquellos que han dedicado su vida a la oración, para que sean partícipes de los dones del Espíritu y perseveren en su oración por el bien de la Iglesia y del mundo.

OREMOS

Stma. Trinidad: Misa Familiar

Misa Familiar 

(Misa con niños, catequistas y padres) 
Prepara: Javier Leoz

Idea: DIOS ES AMOR Y DIOS ES FAMILIA

1. SALUDO

Queridos amigos.

La Pascua, en el día de Pentecostés, finalizó. Pero, a partir de este momento, estamos llamados a meditar, a pensar y a dar testimonio de lo mucho que Dios significa para nosotros. Y, por supuesto, de los gestos, las palabras y la vida de Jesús de Nazaret.

Hoy, en este domingo, cantamos a Dios que es Padre, a Dios que es Hijo y a Dios que es Espíritu Santo. Es un gran misterio que queda resuelto o, por lo menos, iluminado por EL AMOR que existen entre las tres personas.

Hoy, al mirar a la TRINIDAD (Dios Padre, Hijo y Espíritu) vemos la amistad, la comunión, el amor que existe entre ellos.

Iniciamos esta celebración cantando: ALABARÉ, ALABARÉ

2. PENITENCIAL

a) Dios es amor. ¿Por qué buscamos caminos que llevan a los enfrentamientos y a la dispersión? Señor ten piedad

Santísima Trinidad: Moniciones

MONICIÓN DE ENTRADA

Sed todos bienvenidos en este día –sin duda grande-- que conmemoramos especialmente al Dios Trinitario. Año tras año, al comenzar la segunda parte del Tiempo Ordinario, celebramos el domingo de la Santísima Trinidad. Ante la Trinidad Santa deberíamos abrir un silencio gozoso en nuestras almas, pues solamente con esta actitud podremos comprender que la Santísima Trinidad no es una verdad pasada de moda, sino un misterio que nos hace vivir. En esa oración fraterna y milagrosa que es la Eucaristía, aparece la Trinidad Santa continuamente. Por ello hemos de estar, también, muy atentos a la revelación clara que, en torno a la Trinidad, se nos presenta en todas nuestras celebraciones y especialmente en la administración de los sacramentos. La Trinidad es principio y fin. Es amor infinito. Además celebramos la jornada Pro Orantibus, dedicada a los religiosos y religiosas que, desde la clausura, rezan por todo y todos, teniendo muy presente a Teresa de Jesús. Es fácil relacionar este día del amor Trinitario con el amor de los consagrados. En fin, damos los primeros pasos del Tiempo Ordinario que nos acompañará en nuestro recorrido litúrgico hasta el 21 de noviembre en que invocáramos, una vez más a la Trinidad Santísima, en el Primer Domingo de Adviento.


Comentario al Evangelio de hoy, 28 de mayo



Queridos amigos:
Hoy celebramos la fiesta de JESUCRISTO SUMO Y ETERNO SACERDOTE. Fue el Papa Pío XI quien primero instituyó esta Misa el 20 de diciembre de 1935, y más tarde pasó a serFIESTA. Conmemoramos así el Sacerdocio de Cristo del cual participan los miembros del clero como ministros y sacerdotes del pueblo de Dios, a ejemplo de nuestro Señor, Un día importante para contemplar a Jesús sentado a la derecha del Padre para interceder siempre por la humanidad, y a los sacerdotes como ministros de Cristo al servicio del pueblo.
Cuando abrimos el Evangelio nos quedamos admirados al leer cómo Jesús compartió su vida en medio del pueblo, rodeado siempre de gente que le buscaba, le escuchaba, y le suplicaba; sensible siempre al sufrimiento de las personas; cómo compartió las alegrías y disfrutó de la amistad; cómo lloró por tres veces la muerte de su amigo Lázaro y defendió con valentía la verdad y fustigó la mentira e hipocresía; cómo acogió y perdonó con infinita misericordia a los pecadores. Jesús vivió para los demás y para hacer el bien a todos. Jesús vivió para lavar los pies de la humanidad de toda clase de suciedad física y moral. Su vivir fue un vivir para Dios sirviendo a los hombres. Él mismo dijo “no he venido a ser servido, sino a servir y dar mi vida en rescate por muchos”.
¿Y ahora? Sabemos que Jesús subió a los cielos y está sentado a la derecha del Padre, pero “para interceder siempre por nosotros”. Jesús no se ha ido del mundo para desentenderse de los hombres, sino que sigue haciendo lo mismo que hizo cuando vivió en el mundo. La misión de Jesús no terminó con la Ascensión a los cielos, sino que la sigue realizando igual. No nos dejó solos y huérfanos. Él ahora está vivo y operante por medio del Espíritu Santo y sus ministros ordenados a quienes les encargó “hagan esto en memoria mía” y “vayan al mundo entero, bauticen y enseñen a guardar lo que Yo les he dicho” y “yo estaré con ustedes hasta el fin del mundo”. Jesús está entre nosotros, Él vive hoy y da su Espíritu a todos.

Evangelio del día 28 mayo


Lectura del santo evangelio según san Lucas (22,14-20):
Llegada la hora, se sentó Jesús con sus discípulos y les dijo: «He deseado enormemente comer esta comida pascual con vosotros, antes de padecer, porque os digo que ya no la volveré a comer, hasta que se cumpla en el reino de Dios.» 
Y, tomando una copa, pronunció la acción de gracias y dijo: «Tomad esto, repartidlo entre vosotros; porque os digo que no beberé desde ahora del fruto de la vid hasta que venga el reino de Dios.» 
Y, tomando pan, pronunció la acción de gracias, lo partió y se lo dio, diciendo: «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía.» 
Después de cenar, hizo lo mismo con la copa, diciendo: «Esta copa es la nueva alianza, sellada con mi sangre, que se derrama por vosotros.»

Palabra del Señor

26 mayo 2015

Oración Mensual Red Asís: Jueves día 28



El próximo jueves día 28 os invitamos a compartir, celebrar y vivir con nosotros la Oración Mensual Red Asís. Será a las 20,30 horas en la Capilla de San Damián.
¡Os esperamos!

Santísima Trinidad: Más fichas para niños




Cómic Santísima Trinidad


Tomado de aprendo en catequesis

Fichas Santísima Trinidad




Recursos para niños. Santísima Trinidad



Pincha en el link...

Santísima Trinidad 5
Santísima Trinidad 3
Santísima Trinidad 2
Santísima Trinidad 1

Recursos Stma. Trinidad

Para explicar el misterio de la Santísima Trinidad

Sencilla explicación 
Oración a la Santísima Trinidad
Oraciones a la Trinidad para niños
Breve esquema
Misterio de la Santísima Trinidad
Sencilla explicación de la Trinidad
Ficha 7
Ficha 8


Láminas para colorear


Tomado de Catequesis Santiago

Stma. Trinidad: Misa con jóvenes



Solemnidad de la Santísima Trinidad – (31 de mayo de 2015)


1- Entrada:

Queridos jóvenes, los cristianos somos bautizados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; en el nombre de la Santísima Trinidad. Esta es la fiesta que hoy celebramos: Dios amor, Dios familia. Y nosotros somos sus hijos. Comencemos cantando con alegría.

2- Liturgia de la Palabra:

Las lecturas de hoy ponen el acento en la manifestación de Dios a su pueblo. Esa manifestación llega a su culmen en el Nuevo Testamento donde se nos revela a Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo, es decir, la Santísima Trinidad. Escuchemos con atención.


3- Oración de los fieles:

Por Jesús, elevemos nuestras intenciones al Padre, movidos por el Espíritu, diciendo: Santísima Trinidad, escuchanos.

-      Por la Iglesia, para que a semejanza de la Trinidad, sea siempre comunidad de amor, abierta y en salida a todos los hombres y mujeres que quieran recibir los dones de Dios.
-      Por nuestro país, para que podamos superar las divisiones y enemistades, y trabajemos, con justicia y verdad, por la reconciliación hacia un clima más fraterno.
-      Por las familias, para que los sínodos que la Iglesia celebra en este tiempo, iluminen sus vivencias cotidianas poniendo la mirada en la Trinidad amorosa y misericordiosa.
-      Por todos los que sufren, especialmente los jóvenes que están desorientados, para que encuentren en nuestro Dios Uno y Trino los brazos de amor que los sostengan, consuelen y orienten.

4- Ofrendas:

Como hijos de Dios Amor, llevemos al altar nuestras ofrendas, mientras acompañamos cantando.

Stma. Trinidad: Misa con niños



1- Entrada:

¡Chicos, bienvenidos a esta nueva celebración! Hoy: la solemnidad de la Santísima Trinidad. Tenemos un Dios que es comunidad, comunidad de amor. Es un Dios familia que nos invita a formar parte de ella. Por eso, cantamos alegremente, reunidos en torno a la mesa.

2- Liturgia de la Palabra:

Escuchemos la Palabra que nos enseña que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Prestemos atención.


3- Oración de los fieles:

Presentemos a Dios nuestras necesidades con la confianza de hijos adoptivos de Dios, que nos hace decir: Padre, escúchanos.

-      Por nuestras comunidades eclesiales, para que podamos ser reflejo de la Trinidad, diversidad en la unidad.
-      Por nuestras familias, para que sean reflejo del amor que hay en el seno de Dios.
-      Por nuestro pueblo, para que se deje conducir por Dios comunidad y así vivamos reconciliados y hermanados.
-      Por los niños, para que reciban de sus padres, familiares y educadores el amor y los valores que les hablen de nuestro Buen Dios.

4- Ofrendas:

Como en casa, también acá preparamos la mesa para comer. Llevemos nuestras ofrendas cantando.

5- Comunión:

En la Comunión recibimos al Dios Trinidad que se nos da para compartirnos su amor. Cantemos con alegría.

6- Despedida:


Llenos del amor que Dios nos regala, vayamos a casa a compartir la alegría de nuestra fe. Nos despedimos cantando.