17 enero 2017

Domingo 22 enero: Homilías 3

Resultado de imagen de homilías
El único fracaso es no intentarlo
“No hay fracaso, excepto el de dejar de intentarlo.
No hay derrota, excepto la que nos imponemos a nosotros mismos. No hay ninguna barrera insuperable, excepto nuestra inherente debilidad en cuanto al propósito”.
(Kin Hubbard)
Si fueses periodista y tuvieses dar la noticia en tu periódico de la llamada de los primeros discípulos, ¿qué título le pondrías? Yo le pondría varios: “Un desconocido que te invita a arriesgarte”. “Unos pobres hombres que tienen el coraje de intentarlo todo”.
Ni Simón ni Andrés, ni Santiago ni Juan, tenían idea de quién fuese aquel desconocido que pasaba por las orillas del Lago. Ellos estaban a lo suyo. Y un desconocido les invita a dejarlo todo y a seguirle. Así de simple. Y sin mayores explicaciones. ¿No sería una trampa? ¿No sería un engaño o una simple tomadura de pelo?

No es que tuviesen mucho que dejar, pero tenían para vivir. Una barca y unas redes. Suficiente para poder comer. Y un padre que sin ellos, tampoco podría hacer grandes cosas. Al fin y al cabo, ellos eran su apoyo y su futuro.
¿A caso estarían ya hartos de hacer siempre lo mismo y ahora tenían una oportunidad de cambiar? Pero ¿no era eso un riesgo? Seguir a un desconocido y no saber tampoco a dónde ¿no era una aventura demasiado riesgosa? Y sin embargo, “inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron”. El único fracaso de triunfar en la vida suele ser de ordinario el no decidirse, el no intentarlo. Y ellos lo intentaron. Se lanzaron al vacío de algo que no conocían.

Domingo 22 de enero: Moniciones a las lecturas

Resultado de imagen de moniciones eucarísticas
Primera lectura.
La sensación de ser pocos y débiles les había llevado a pensar que no contaban para nadie y que no podrían realizar su sueño de libertad y justicia. Pero Dios actuó, la sorpresa se hizo presente y entendieron que en la historia contamos todos.

Domingo 22 enero: Moniciones de entrada 2

Resultado de imagen de moniciones eucarísticas
Monición de entrada
(A)
Saludos cordiales en este día del Señor. Jesús está en medio de la Comunidad que se reúne en su nombre.. Hoy vuelve a resonar su invitación a seguirle, a vivir unidos y a luchar por los valores del Reino de Dios. La gran pasión y preocupación de Jesús fue el Reino de Dios. A ello dedicó todos sus esfuerzos.
Ambientamos la celebración con la presentación de estos símbolos:
– Cirio Pascual (Se enciende…): El pueblo “vio una luz grande”. Para nosotros la gran luz de la historia es Jesús.
– Radiocasete con cascos: Jesús sigue invitando a trabajar por el Reino, pero el ruido de la vida y muchos intereses secundarios, impiden percibir su llamada.

Domingo 22 de enero: Peticiones 2


Resultado de imagen de oración de fieles

SEÑOR, ILUMINA NUESTRA VIDA
Una luz brilla para todos aquellos que viven en tinieblas, ante esa Luz presentamos nuestras necesidades, con la confianza de que seremos escuchados. Repetimos:
R.- SEÑOR, ILUMINA NUESTRA VIDA.
1. – Por el Papa, y los demás líderes religiosos del cristianismo para que como pide Pablo a los Corintios se pongan de acuerdo y no andemos divididos.
OREMOS
2. – Por los gobernantes y los que dirigen las naciones para que desechen de sus prácticas todo aquellos que lleva a la confrontación y fomenten el diálogo y la paz.
OREMOS
3. – Por todos aquellos que andan en tinieblas, para que se sientan llamados por Cristo a través de su Iglesia.
OREMOS

Domingo 22 enero: Peticiones 1


Resultado de imagen de oración de fieles

ESTAMOS DISPUESTOS, PERO AYÚDANOS
Junto al lago comienza esta etapa de Jesús. Desde la Galilea de los gentiles, comienza a llamar a sus discípulos. También hoy sale a nuestro encuentro, pidámosle que sepamos acoger su mensaje y ponernos a su disposición:
R.- ESTAMOS DISPUESTOS, PERO AYÚDANOS.
1.- Te pedimos, Señor por todos aquellos que llamaste de manera especial a seguirte, los sacerdotes y la vida consagrada, para que sean fieles a su vocación, ajenos a las inclemencias de este mundo.
OREMOS
2.- Cristo ha venido a salvar a todos los hombres, pedimos que todos los habitantes de la tierra descubran el mensaje del Evangelio y lo vivan con la alegría de la Salvación.
OREMOS

Domingo 22 de enero: Homilías varias


Resultado de imagen de homilías

1.- VOCACIÓN Y MISIÓN

Por José María Martín OSA

1.- El anuncio a los alejados. Jesús comienza su predicación en la "Galilea de los gentiles", al otro lado del Jordán. Es en el Norte, en el territorio de Neptalí y Zabulón, tribus habitadas por gentes consideradas por los judíos como paganos debido a la "contaminación" con otras religiones e ideas, que desde el siglo VIII antes de Cristo habían sufrido con la invasión de los asirios. Muchos fueron deportados a las ciudades de Asiría y volvieron transformados, allí también se instalaron extranjeros que traían consigo otras vivencias religiosas. El evangelista recoge las palabras del profeta Isaías, al señalar esta tierra como llena de tinieblas y de sombra. Pero una luz grande va a brillar sobre ellos. Allí aparece Jesucristo, luz que ilumina la oscuridad y que elimina las tinieblas. Jesús prefiere empezar su ministerio público precisamente en territorio semipagano. Cafarnaún, junto al lago, será su pueblo y de allí saldrán sus primeros discípulos unos pobres pescadores. El lugar y las personas elegidas desconciertan, pero son un signo de lo que significa el anuncio de la Buena Noticia, que va dirigido en primer lugar a los pobres, a los sencillos y los a los considerados ateos.

Domingo 22 de enero: Misa familiar 1


Resultado de imagen de misafamiliar

(Misa con niños, catequistas y padres) 
Prepara: Javier Leoz

*Objetivo: todos estamos llamados a seguir a Jesús

* Idea: seguir a Jesús nos lleva a cambiar la vida nuestra y la de los demás

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Buenos días a todos. ¡Qué alegría tan grande que, un nuevo día, vengamos delante del Señor! ¿Os imagináis un domingo sin la Eucaristía? ¿No os parece que nos faltaría algo muy importante que os da vida y que nos llena de Dios?

Ahora, con este domingo, comenzamos ya a caminar detrás de Jesús. El nos va a invitar: ¡VENID Y SEGUIDME! Para ello, y no lo olvidemos, es necesario que dejemos algunas cosas. Que cambiemos a mejor. Por eso, y es bueno tenerlo en cuenta, que no pongamos nada por encima de la Eucaristía. Que el domingo lo reservemos para el descanso, para Dios y para la familia. Nos ponemos de pie.