23 abril 2014

Día del Libro, 23 de abril


¡Oh, libro, amigo mío!
que ennobleces mi mano;
guíame por la vida,
eres mi buen hermano!
Calma esta inagotable
sed de saber;
de tu fuente de luz,
dame de beber.
Hazme, como tu, claro,
generoso, profundo,
abierto al infinito
llamamiento del mundo.
De la vida, el misterio
tú me harás conocer.
De la ignorancia, sálvame.
El saber es poder.
¡Ah, guarda entre tus páginas
con humano fervor,
mis horas de alegría,
mis horas de dolor!
Guíame por la vida,
sé mi hermano,
¡oh, libro, hermoso libro
que ennobleces mi mano!
GASTÓN FIGUEIRA (uruguayo)

El santo Padre. Juan XXIII

Hoy es 23 de abril, Miércoles de la octava de Pascua

Vivir la fe tiene que ver con ponerse en camino y llenarse de dudas. Tiene que ver con la tentación de volver a la rutina y caer en la resignación. Pero tiene que ver también con un Dios que aparece por sorpresa. Que sale al encuentro y lo cambia todo. Cada rato de oración, como este, es una oportunidad para que arda el corazón. Ponte en camino con los discípulos de Emaús, como si fueras uno de ellos. Contempla la escena y deja que el Señor resucitado, también a ti, te salga al encuentro.

Caminamos con...

LECTURA DEL DÍA
Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a una aldea llamada Emaús, distante unas dos leguas de Jerusalén; iban comentando todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. Él les dijo:

Cuadernillo para niños 2ª Semana de Pascua

Durante esta Pascua, la Parroquia de La Inmaculada de Valladolid va a editar unos cuadernillos con el Evangelio de cada domingo y actividades para que los niños puedan realizar en la Catequesis o en las clases de religión. Aquí tenéis el cuadernillo de la 2º Semana.



Evangelio dialogado, 2º Domingo de Pascua, 27 abril

NARRADOR: Lectura del santo evangelio según San Juan. Al anochecer de aquel día, el 
primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas, por miedo a 
los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: 

JESÚS: Paz a vosotros. 

Misa con niños 2, II Domingo Pascua 27 abril

“Testigos de Jesús Resucitado: Juan XXIII y Juan Pablo II” 

27 de abril de 2104 

(En este domingo posiblemente han regresado a casa las personas que 
habitualmente participan en nuestra celebración dominical. Conviene destacar, por 
lo tanto, los signos y mensajes que ya se expresaron el domingo anterior. Este 
domingo, como toda la semana anterior, se puede considerar como continuación de 
la fiesta de Pascua, “un único día de Pascua” prolongado en el tiempo. 

Pascua es...

Foto: FELICES PASCUAS, A LOS MÁS DE 30000 AMIGOS EN JESÚS, QUE NOS SIGUEN. 

No lo podemos callar
¡HA RESUCITADO!
No lo podemos apagar
¡HA RESUCITADO!
Lo débil se ha hecho fuerte
La muerte ha vuelto a la vida
El llanto es gozo y alegría
¡HA RESUCITADO!

Lecturas de la I Semana de la Pascua

Foto

Guión Litúrgico 5, II Domingo de Pascua 27 abril

SEGUNDO DOMINGO DE PASCUA (A)

  1. Encontrando al Señor Resucitado
  2. Señor Mío y Dios Mío
  3. No teman: La Paz Esté con Ustedes

Saludo (Ver la Segunda Lectura)
¡Bendito sea el Dios y Padre 
de nuestro Señor Jesucristo!
Por su gran misericordia 
hemos nacido de nuevo a una esperanza viva 
por medio de la resurrección 
de Jesucristo de entre los muertos.
Que el Señor resucitado esté siempre con ustedes!

Comentario al Evangelio de hoy, 23 abril

Queridos amigos y amigas:
Hoy la Palabra nos cuenta la historia de dos personas que se encontraron con Jesús. Se podría resumir con tres frases: estar de vuelta, darse cuenta y dar la vuelta.
Los de Emaús estaban de vuelta. Son una pareja. De uno se nos dice el nombre: Cleofás. De la otra persona no sabemos. Podría ser su mujer, o un amigo, o un compañero.

Evangelio del día, 23 abril

Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a una aldea llamada Emaús, distante unas dos leguas de Jerusalén; iban comentando todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo.
Él les dijo: «¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?»
Ellos se detuvieron preocupados. 
Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le replicó: «¿Eres tú el único forastero en Jerusalén, que no sabes lo que ha pasado allí estos días?»

22 abril 2014

We are happy with Jesus

La vida de Jesús para niños

Dibuja su nombre en tus labios

LECTURA DEL DÍA
Fuera, junto al sepulcro, estaba María, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le preguntaban: «Mujer, ¿por qué lloras?» Ella les contesta: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto». Dicho esto, da media vuelta y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Jesús le dice: «Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?» Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: «Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré». Jesús le dice: «¡María!» Ella se vuelve y le dice: «¡Rabboni!», que significa «¡Maestro!» Jesús le dice: «Suéltame, que todavía no he subido al Padre. Anda, ve a mis hermanos y diles: “Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro”». María Magdalena fue y anunció a los discípulos: «He visto al Señor y ha dicho esto».

Hoy es 22 de abril, Martes de la octava de Pascua

Bienvenido a este rato de oración. Hoy se te invita a hacerte consciente de que el Señor siempre te busca, te llama por tu nombre. Eres importante para él. Muchas veces nos desesperamos por encontrarle y está ahí mismo. Haz una pausa, busca su presencia y prepárate para comenzar la oración.

2º Domingo de Pascua: ¡¡No dudes!! ¡¡Cree en Jesús!!

Jueves 24: Oración red Asís



El próximo Jueves día 24 de abril se llevará a cabo la Oración Mensual Red Asís. A las 20,30 en la Capilla de San Damián. ¡¡Os esperamos!!

Guión Litúrgico 4, 2º Domingo Pascua 27 abril

Celebramos hoy el segundo domingo de Pascua, Domingo de la Divina Misericordia:  "Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Así canta la Iglesia en la octava de Pascua, casi recogiendo de labios de Cristo estas palabras del Salmo; de labios de Cristo resucitado, que en el Cenáculo da el gran anuncio de la misericordia divina y confía su ministerio a los Apóstoles: Paz a ustedes. Como el Padre me ha enviado, así también los envío yo."

Recursos II Domingo de Pascua, 27 abril



Fichas para niños, 2º Domingo de Pascua 27 abril


Actividades 2º Domingo de Pascua


Cuadernillo de Pascua, 2014




Hojita para niños, 2º Domingo Pascua 27 abril


Misa con niños 1, 2º Domingo de Pascua 27 abril

Domingo 2° de Pascua o del a Divina Misericordia


1- Entrada:

Queridos chicos, hoy celebramos el segundo domingo de Pascua que se llama domingo de la Misericordia. Llenos de alegría, comencemos nuestra Misa cantando.

Guión Litúrgico 3, 2º Domingo de Pascua 27 abril

2º domingo de pascua

Introducción



En este 2º domingo después de la fiesta de Pascua, seguimos con la alegría de la vida nueva que Jesús nos conquistó con su muerte y resurrección. Esta nueva aparición del Resucitado provoca en Tomás y en los otros la necesidad de profesar a boca llena su divinidad, confirmada ahora por la resurrección que, como decía san Agustín, nos valió más la duda de Tomás que la fe de los otros, porque con ella y la confesión posterior nos quitó la espina de duda que habría surgido en nuestra mente.
    Comencemos esta misa alabando a Dios por su misericordia. Cantamos…

Guión Litúrgico 2, 2º Domingo de Pascua 27 abril

Domingo 27 de abril. 2º Domingo de Pascua o de la Divina Misericordia
LAS DIFICULTADES DE LA FE
27 abrilDespués de la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II, casi todos los domingos del año traen diferentes textos seleccionados según los tres ciclos en que se lo ha dividido.
Este 2º domingo de Pascua es uno de los pocos que repite todos los años el mismo evangelio de Juan (20,19-31). Son apariciones del Resucitado que se pueden dividir según los dos momentos en los que ocurren los relatos, separadas por un breve intermedio.
La primera aparición tiene lugar “al atardecer del primer día de la semana” (20,19-23) Los discípulos se alegran por el encuentro y Jesús les muestra las manos y los costados y les dice “Reciban el Espíritu Santo” (Esta parte vuelve a leerse el Domingo de Pentecostés).   

Moniciones y peticiones 2º Domingo de Pascua 27 abril

MONICIONES                
Inicial.

A los ocho días de la Pascua, como los discípulos en Jerusalén, nosotros también estamos reunidos hoy aquí.  Y también como entonces, Jesús se hace presente en medio de nosotros, y, escucharemos su Palabra y comeremos su Cuerpo.  Nosotros también nos alegramos con su presencia y nos sentimos llenos de su paz y de su Espíritu y enviados a anunciar la Buena Noticia con nuestra vida.

Guión Litúrgico 1, 2º Domingo Pascua 27 abril

R I T O S    I N I C I A L E S

CANTO DE ENTRADA.
Aleluya, Aleluya, es la fiesta del Señor.  Aleluya, Aleluya, el Señor resucitó.

Ya no hay miedo, ya no hay muerte, ya no hay penas que llorar.  Porque Cristo, sigue vivo, la esperanza abierta está.

Cantos para el 2º Domingo de Pascua

DOMINGO 2º DE PASCUA

 Entrada:  Cristo resucitó (ApéndiceNuestra pascua inmolada CLN. 203
Jesús nuestra Pascua CLN 216
En Latin. Introito: Quasi modo
Aspersión: Vidi aquam. Gregoriano o CLN- A 82
Misa de pascua: Lux et origo. O Gloria: De Palazón.
Salmo y Aleluya:Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.  (Propio)
Secuencia: Victimae Paschali. CLN. 233
Ofertorio: O filii et filiae. CLN. 232 ; Resucitó el Señor (1 CLN-205).
Santo: 1 CLN-I 8.
Comunión: El Señor resucitó CLN 204; Resurrección CLN 210Aleluya Psallite. (Canto Gregoriano)
Final: Regina coeli o con  el órgano o con el buen equipo de sonido de su parroquia
puede poner música clásica Vivaldi, el Aleluya de Haendel,  

 

Homilías 2, 2º Domingo de Pascua 27 abril

1.- LOS FRUTOS DE LA FE EN LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

Por Gabriel González del Estal

1.- Es sorprendente la diferencia que, a simple vista, se percibe entre el comportamiento de los apóstoles y discípulos de Cristo antes y después de la resurrección de su Maestro. Los que antes eran cobardes, ahora son valientes; los que antes no se atrevían a hablar en público, ahora gritan y predican en presencia de todo el pueblo; los que inmediatamente después de la muerte del Maestro se dispersaron y huyeron, ahora se reúnen y conviven alegres y comunitariamente.

Misa familiar 1, 2º Domingo de Pascua 27 abril

Prepara: Javier Leoz

*Objetivo: descubrir la presencia del Señor Resucitado

*Idea: creer es fiarse del testimonio de los apóstoles

1. MONICION DE ENTRADA

¡Buenos días a todos! ¡Feliz Pascua de Resurrección!

Moniciones 2, 2º Domingo de Pascua 27 abril

MONICIÓN DE ENTRADA

Sed bienvenidos a la Eucaristía. Realmente todavía están muy cerca de nosotros los amplios ecos de la celebración de la Pascua. A lo largo de esta semana hemos celebrado la Octava que es como una repetición de aquel día tan glorioso, con noche llena de luz pascual. Hoy, igualmente, estamos ante una celebración que guarda mucha relación con esos momentos felices de la Resurrección del Señor. Pero además se llama también a este domingo el de Tomás. Nos trae el mensaje de la fe de Tomás y de su arrepentimiento por no creer. Y desde entonces en la cristiandad resuena su “¡Dios mío y Señor Mío!” como una de las oraciones más bellas --y de profundo sentido teológico y cristólogico-- que podemos recitar en presencia del Señor Jesús.

Homilías 1, 2º Domingo de Pascua 27 abril

1.- UN SACRAMENTO QUE DEBE ILUMINAR NUESTRO ANOCHECER

Por José María Maruri, SJ

1.- Al anochecer de aquel día... Era de noche cuando Judas salió a traicionar a Jesús. Era de noche cuando Nicodemo fue a hablar con Jesús. Era de noche cuando José de Arimatea pidió a Pilato el cuerpo del Señor. Era anochecido cuando Jesús se aparece a sus discípulos juntos.

Oración de los Fieles 1, 2º Domingo de Pascua 27 abril

PRIMERA

¡DIOS MÍO Y SEÑOR MIO!

Señor traemos ante ti todas nuestras increencias, rutinas, miedos y muertes, porque queremos que nos ayudes a resucitar contigo. Y como Santo Tomás repetimos:

Moniciones 1- 2º Domingo de Pascua 27 abril

MONICIÓN DE ENTRADA

Este domingo, Segundo de Pascua, y primero para nosotros tras la emocionante conmemoración de la Resurrección del Señor, nos trae el mensaje de la fe de Tomás y de su arrepentimiento por no creer. Y desde entonces en la cristiandad resuena su “¡Dios mío y Señor Mío!” como una de las oraciones más bellas --y de profundo sentido teológico y cristólogico-- que podemos recitar en presencia del Señor Jesús Resucitado.

Comentario al Evangelio de hoy, 22 abril

Luis Manuel Suarez, cmf
Queridos amigos y amigas:
¿Nunca te ha llamado la atención porqué a los discípulos les costaba reconocer a Jesús Resucitado? Los de Emaús, los que estaban pescando en la barca…

Evangelio del día, 22 abril


En aquel tiempo, fuera, junto al sepulcro, estaba María, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús.
Ellos le preguntan: «Mujer, ¿por qué lloras?»
Ella les contesta: «Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto.»
Dicho esto, da media vuelta y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.
Jesús le dice: «Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas?»
Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: «Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré.»
Jesús le dice: «¡María!»
Ella se vuelve y le dice: «¡Rabboni!», que significa: «¡Maestro!»
Jesús le dice: «Suéltame, que todavía no he subido al Padre. Anda, ve a mis hermanos y diles: "Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro."»
María Magdalena fue y anunció a los discípulos: «He visto al Señor y ha dicho esto.»

Palabra del Señor

21 abril 2014

De la Cuaresma a la Pascua

La Cuaresma ha sido un tiempo de “oportunidad” para vivificar progresivamente, frente a las incertidumbres de nuestro presente personal y colectivo, la vida que, como bautizados, llevamos dentro, para ser Buena Noticia en nosotros y en nuestra sociedad: una oportunidad para vivir la interioridad (domingo 1º), para ensanchar nuestros horizontes (domingo 2º), para beber de un nuevo manantial (domingo 3º), para establecer una nueva jerarquía de valores mirando con otros ojos (domingo 4º), para establecer un nuevo tejido de relaciones humanas desde una amistad que genera vida (domingo 5º).

Reflexión al Evangelio de hoy, 21 abril

Luis Manuel Suarez, cmf
Queridos amigos y amigas:
¡Felicidades! Estamos en la Semana Grande de los cristianos. Jesucristo ha resucitado. Y la ola de Vida que ha provocado, atravesando los tiempos y lugares, quiere llegar hoy también a la orilla de tu vida, de tu gente, de nuestra Iglesia y de nuestro mundo. Para que todo se transforme en una fiesta: el Padre está por la vida, la muerte no tiene la última palabra y todos/as tenemos hogar y tarea.

Evangelio del día 21 abril

En aquel tiempo, las mujeres se marcharon a toda prisa del sepulcro; impresionadas y llenas de alegría, corrieron a anunciarlo a los discípulos. 
De pronto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «Alegraos.» 
Ellas se acercaron, se postraron ante él y le abrazaron los pies. 
Jesús les dijo: «No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán.»
Mientras las mujeres iban de camino, algunos de la guardia fueron a la ciudad y comunicaron a los sumos sacerdotes todo lo ocurrido. 
Ellos, reunidos con los ancianos, llegaron a un acuerdo y dieron a los soldados una fuerte suma, encargándoles: «Decid que sus discípulos fueron de noche y robaron el cuerpo mientras vosotros dormíais. Y si esto llega a oídos del gobernador, nosotros nos lo ganaremos y os sacaremos de apuros.» 
Ellos tomaron el dinero y obraron conforme a las instrucciones. Y esta historia se ha ido difundiendo entre los judíos hasta hoy.

Palabra del Señor

20 abril 2014

Hoy es 20 de abril, Domingo de Resurrección.

Hoy es 20 de abril, Domingo de Resurrección.
Estamos siempre en presencia de Dios. Vivimos habitados por él. Pero la oración nos ayuda a tomar conciencia de ello. Orar, decía Teresa de Jesús, es tratar a solas con aquel que sabemos que nos ama. En medio del cansancio y de las heridas de la vida, necesitamos detenernos. Y en este tiempo de Pascua, más que nunca, sentir que Dios está vivo y da vida.

Tras las huellas del "Crucificado que vive"

Celebrar la Pascua es seguir actualizando el inmenso gozo de la Resurrección, la fiesta de la Luz y de la Vida. Echamos mano, una vez más, a Nietzsche cuando exclamaba: “¿Cómo voy a creer a estos cristianos que, siguiendo a un salvador, no tienen cara de redimidos?” A veces solo hay que verlo a la salida de nuestros templos. Y continúan los reproches de muchos jóvenes que no se acercan a nuestras celebraciones o de otros muchos cristianos que se han dejado invadir por el tedio celebrativo. Ahí está el regalo que el Señor Jesús ha dejado en nuestras manos y del que hemos de hacer tarea permanente en la escucha de su Palabra, en la celebración gozosa de sus Misterios y en la ardiente entrega del Amor.

Fotos Vigilia Pascual

Preciosa celebración la vivida ayer en la Parroquia de La inmaculada. Una Vigilia Pascual en la que proclamamos y celebramos que Jesús ha resucitado.
Para ver todas las fotos de la celebración, pincha en la imagen inferior.
Vigilia Pascual 2014

¡¡Felices Pascuas de Resurrección!!


Señor de la Vida

El Coro Animus en la Vigilia Pascual de la Parroquia.

Papa Francisco: Volved a Galilea, a la experiencia del encuentro personal con Jesucristo


El Evangelio de la resurrección de Jesucristo comienza con el ir de las mujeres hacia el sepulcro, temprano en la mañana del día después del sábado. Se dirigen a la tumba, para honrar el cuerpo del Señor, pero la encuentran abierta y vacía. Un ángel poderoso les dice: «Vosotras no temáis» (Mt 28,5), y les manda llevar la noticia a los discípulos: «Ha resucitado de entre los muertos y va por delante de vosotros a Galilea» (v. 7). Las mujeres se marcharon a toda prisa y, durante el camino, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «No temáis: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán» (v. 10).