22 noviembre 2014

Fiesta de la Confirmación en la Parroquia




Mañana domingo día 23 de noviembre en la Eucaristía de las 11,00 horas, Fiesta de Cristo Rey, 21 jóvenes de la Parroquia recibirán el Sacramento de la Confirmación. 
El Arzobispo de Valladolid, Don Ricardo Blázquez, presidirá la celebración.
Durante dos años y tres meses estos jóvenes han estado reuniéndose semanalmente para llegar al día de mañana y poder decir SÍ. Confirmar ese SÍ que un día sus padres dieron por ellos en el Sacramento del Bautismo.

Recursos de Adviento publicados en el Blog


Cuadernillo de fichas de Adviento para imprimir Adviento 2014 Ciclo B

Calendario de Adviento 2014

Calendario de Adviento 2

Ideas para trabajar el Adviento

Recursos Adviento 15: Materiales Adviento

Recursos de Adviento 16: Preparar y celebrar el Adviento con niños y jóvenes

Recursos Adviento 17: Cancionero de Adviento

Recursos de Adviento 18: Materiales de Adviento para el Catequista

Recursos de Adviento 19: La Oca del Adviento

Recursos de Adviento 20: Cantos de Adviento en MP3

Recursos de Adviento 20: Cantos de Adviento en MP3


Allanad los caminos

Apresura tu venida

Cerca está el Señor

El mundo te espera

La corona de Adviento

La Virgen sueña caminos

Recursos de Adviento 19: La Oca del Adviento




Recursos de Adviento 18: Materiales de Adviento para el Catequista


José Enrique Galarreta: Sugerencias para la oración en Adviento. "Adventus Domini": la llegada del Señor. Dios está en todas partes y siempre está. Entonces, ¿qué es lo que viene, qué es lo que llega?


Vicente Martínez: El propio advenimiento. Somos nosotros quienes tenemos que buscarnos a nosotros mismos, único camino para encontrar a los otros y a Dios.


Mt 24, 37-44. Manteneos despiertos, pues no sabéis qué día va a llegar vuestro Señor.


José Enrique Galarreta: Isaías 2, 1-5. Insistimos en el final como catástrofe, pero la Biblia está llena de imágenes de la humanidad que encuentra finalmente la luz de Dios. Romanos 13, 11-14. Dejemos las actividades de las tinieblas y pertrechémonos con las armas de la luz.


Vicky Irigaray: Transmisores de esperanza. En este tiempo de espera y esperanza, Dios nos invita a vivir despiertos, atentos a las necesidades de todos los hombres y mujeres.


Rafael Calvo: La esperanza. Es posible la esperanza en esta vida, no hay que ponerla en el más allá.


Recursos Adviento 17: Cancionero de Adviento




Cancionero de Adviento... PINCHA

Recursos de Adviento 16: Preparar y celebrar el Adviento con niños y jóvenes

Materiales catequéticos para el Adviento
En primer lugar, sería muy oportuno comenzar este nuevo tiempo litúrgico con una oración, que se podría seguir repitiendo todas las semanas que dura el Adviento; o se podría incluso comenzar con una pequeña celebración de inicio de Adviento.

Oración de Preparación para el Adviento -1-
Oración de Preparación para el Adviento -2-
Oración: "Quiero estar en vela, Señor" 
Oración: "Porque necesitábamos esperanza"

 Por otro lado, es muy importante que ayudemos a nuestros niñ@s y jóvenes a que experimenten el Adviento como un camino o proceso de fe que conduce al encuentro con el Dios-Niño. Para ello puede servir el preparar con el niñ@ un calendario de Adviento para el hogar o la sala de catequesis que incluya pequeños propósitos para cada día.

Calendarios de Adviento -1-
Calendario de Adviento -2-
Calendario de Adviento -3-
Calendario de Adviento -4-
Calendario de Adviento -5-
 
También se podrían desarrollar algunas dinámicas que se vayan prolongando a lo largo de las cuatro semanas que dura este tiempo y que sirvan para concienciarse de la necesidad de prepararse para la Navidad:

Hagamos una cuna
Calendario por semanas 
Adviento desde el Corazón-oraciones 
Una parábola para Adviento

Recursos Adviento 15: Materiales Adviento


Ideas para trabajar el Adviento




Proponemos actividades e ideas para la preparación del Adviento. No todas están desarrolladas, sino sólo enunciadas, ya que son sólo eso, "sugerencias". Pero, a partir de ellas, con los condimentos imprescindibles de la creatividad personal se pueden obtener ideas suficientes para preparar nuestro Adviento.

La ambientación del lugar de las celebraciones o de las reuniones. Son válidos como signos; el color morado, música ambiental, posters y murales con imágenes y palabras que orienten claramente al contenido de la esperanza cristiana ("Ven, Señor Jesús")...

Una imagen de la Virgen María podría presidir la capilla o la sala de reuniones. A ser posible una virgen con niño, más que la Inmaculada. La Virgen Madre.


Frase para cada semana del Adviento 
Que sea lema y marque las pautas de reflexión y de actuación. Estas frases se situarían en la pared de la clase, añadiendo una detrás de otra. Temas indicados para la elección de la frase pueden ser: la espera/esperanza, la liberación, la venida del Señor, la conversión, María...
Las frases podrían ser:
- ¡Es la hora!
- Estad atentos para recibir al que viene
- ¡Preparaos para recibir al Señor que viene!
- ¡Cambiad de vida!

Evangelio del Domingo 23 de noviembre: Jesucristo rey del Universo




Jugando también se aprende: Festividad de Cristo Rey



Recursos Festividad de Cristo Rey

CONCLUSIÓN
La prueba de fuego de nuestra participación en el Reino de Cristo es, en la vida de cada día, nuestra relación con aquellos que constituyen el reverso de la historia, las piedras que, con Cristo, los canteros del mundo han desechado y siguen desechando: hambrientos, enfermos, desnudos, prisioneros, inmigrantes, ancianos, mujeres, excluidos de todo tipo… Es EL VALOR DE LOS HECHOS.
UN TEXTO
“La verdadera paciencia es algo totalmente opuesto a una pasiva espera en la que hayamos de dejar que las cosas vayan a su aire, permitiendo que sean otros quienes tomen las decisiones. La paciencia significa introducirse activamente en el espesor de la vida para, desde ahí, soportar con todas las con- secuencias el sufrimiento que hay en nuestro interior y en torno nuestro. La paciencia es la capacidad de ver, oír, tocar, gustar y oler lo más plenamente posible los hechos que tienen lugar tanto dentro como fuera de nuestra vida. Es introducirse en la vida con los ojos, los oídos y las manos abiertas, a fin de saber realmente lo que acontece. La paciencia es una disciplina extremadamente difícil, precisamente porque contrarresta nuestra irreflexiva tendencia a huir o a combatir. Cuando somos testigos de un accidente en la carretera, algo en nuestro interior nos mueve a pisar el acelerador. Cuando alguien nos plantea un problema delicado, algo en nuestro interior nos impulsa a tratar de cambiar de conversación… Y si no podemos huir, combatimos… La paciencia nos exige superar la alternativa entre huir y combatir… La paciencia supone resistir, soportar, prestar suma atención a cuanto se nos presenta aquí y ahora. La paciencia significa detenerse en la carretera cuando alguien necesita atención inmediata. La paciencia significa superar el miedo a tratar un tema delicado y controvertido… En suma, la paciencia es estar dispuesto a dejarse influenciar, aun cuando ello requiera renunciar a mantener el control y exija introducirse en territorio desconocido… La paciencia es la cualidad de quienes constituyen el suelo fértil en el que la semilla puede producir «el céntuplo». «Estas son personas», dice Jesús, «de corazón noble y generoso que, después de haber oído la Palabra, la conservan y fructifican abundantemente gracias a su perseverancia (hypomoné)» (Le 8,15)” (Donald P. McNeiLL, Douglas A. MorrisoN, Henri J.M. NouweN, Compasión. Reflexión sobre la vida cristiana, Ed. Sal Terrae, Santander 1985, pp. 138-139)

Guión litúrgico Domingo XXXIV T. Ordinario – Ciclo A

Descargar

Santa del día: Santa Cecilia 22 noviembre


Santa Cecilia 

A pesar de una notoria devoción a lo largo de los siglos, llegando a ser patrona de la música, no se sabe tanto de su vida como podría parecer. Se nos presenta a Cecilia como perteneciente a una familia ilustre de la nobleza romana, allá por el siglo III. Bautizada a los 13 años, se le esboza con una vida de virtud. Pese a casarse, opta por la virginidad y la dedicación al Señor, hasta que, conocidas públicamente sus ideas cristianas, es hecha mártir. De la primera narración sobre su vida surge su patronazgo sobre la música. Concretamente, de la frase "Mientras tocaba el órgano, Cecilia cantaba salmos al Señor". Este relato escrito de las Actas de la mártir se grabó en mosaicos, y se decoró en frescos y miniaturas, creciendo su relación con el ámbito de la música hasta que llegó a patrona en fechas no muy lejanas. Podemos imaginarla ahora en el cielo cantando salmos al Señor, y pidiendo por nuestras intercesiones para que podamos acompañarle algún día en su coro, aunque sea haciendo playback.

Vísperas 22 noviembre

22 de noviembre de 2014, víspera del Domingo XXXIV del Tiempo Ordinario, festividad de Jesucristo, Rey del Universo. Solemnidad.
Oración de la tarde (vísperas I) 


V. Dios mío, ven en mi auxilio.
R. Señor date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre y al Hijo, y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
Por los siglos de los siglos. Amén.

HIMNO
Oh Príncipe absoluto de los siglos,
oh Jesucristo, Rey de las naciones:
te confesamos árbitro supremo
de las mentes y de los corazones.

Laudes 22 de noviembre

22 de noviembre de 2014, sábado de la semana XXXIII del Tiempo Ordinario. Del Común de un mártir por Santa Cecilia (también posible del Común de vírgenes).
Oración de la mañana (laudes) 

V. Dios mío, ven en mi auxilio.
R. Señor date prisa en socorrerme.

Gloria al Padre y al Hijo, y al Espíritu Santo. 
Como era en el principio, ahora y siempre, 
Por los siglos de los siglos. Amén.

HIMNO
"Quien entrega su vida por amor, 
la gana para siempre",
dice el Señor.

Aquí el bautismo proclama 
su voz de gloria y de muerte.
Aquí la unción se hace fuerte
contra el cuchillo y la llama.

Comentario al Evangelio de hoy, 22 noviembre

La cuestión del más allá, qué hay detrás de la muerte, siempre será un tema de rabiosa actualidad, pues resulta inevitable a la existencia humana. Hace pocos años una encuesta que sondeaba las opiniones de los creyentes (incluyendo a los no practicantes), arrojaba el dato de que un treinta por ciento no creía en la resurrección. La cifra me parece un poco exagerada y, de ser cierta, habría que revisar de qué tipo de creyentes se trata, pues si no se cree en la resurrección, ¿en qué Dios se cree? Evidentemente en el Dios de Jesús, no. En el evangelio de hoy esta misma pregunta se la hace a Jesús un grupo de descreídos saduceos tratando de ridiculizarle con la ley del Levirato (Dt 25, 5s). “¿De cuál de los siete maridos será la mujer cuando resuciten?” Conciben la resurrección desde los esquemas y parámetros terrenales, como una prolongación de esta vida y no como una plenitud de la existencia donde no hay necesidades afectivas que satisfacer, pues todas estarán más que colmadas.
Al final de este evangelio, Jesús nos recuerda que nuestro Dios es de vivos, y no nos viene mal este recordatorio, pues podemos dejarnos arrastrar por la corriente superficial y simplona que sólo recurre a Él en el momento de la muerte. Cierto que Dios estará con nosotros en ese momento del tránsito (esperemos que a la vida plena y resucitada), pero también y fundamentalmente Dios está y sirve para el momento de la vida, para todos los días; este es el recordatorio de Jesús, “que Dios es un Dios de vivos”.
Santa Cecilia, la mártir a la que hoy recordamos, prefirió entregar su vida, antes que renunciar a su fe en Jesús. Ella, como el resto de testigos que han entregado su vida por Cristo, tenían muy clara su fe en la resurrección, estaban convencidos de que era más grave y doloroso perder a Dios que perder la vida. La mártir de hoy es patrona de los músicos, pues que esta melodía de fondo, que Dios es un Dios de vivos –para todos los días y momentos de nuestra vida- estimule y alegre nuestra percepción espiritual.
Vuestro hermano en la fe:  
Juan Lozano, cmf.

Evangelio del día 22 noviembre


Lectura del santo evangelio según san Lucas (20,27-40):

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: «Maestro, Moisés nos dejó escrito: Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano. Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella.»
Jesús les contestó: «En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor "Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob". No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos.»
Intervinieron unos escribas: «Bien dicho, Maestro.»
Y no se atrevían a hacerle más preguntas.

Palabra del Señor

21 noviembre 2014

Homilía festividad de Cristo Rey

Cristo, ¿rey?
Partimos, este domingo, de un hecho claro: que el nombre de “rey”, aplicado hoy a Cristo, está absolutamente desfasado. El modelo de Cristo no puede ser únicamente una monarquía. Debemos olvidarnos, como nos enseña hoy la liturgia, del título formal que la tradición nos ha transmitido en el contexto del 1925, republicano y anticlerical, y buscar en la Escritura las fuentes que nos acerquen a la figura de Cristo, como fin del año litúrgico.
La imagen se nos presenta, en palabras de Pablo, en términos de humanidad global. La humanidad entera descendiendo de un único tronco –Adán- en quien todos hemos muerto, y en términos de Cristo, como único tronco de vida en el que todos nacemos. Toda la humanidad presente como una única realidad global en condición de muerte y en condición –definitiva- de vida, cuando sea vencido “el último enemigo”, la muerte, y siendo Cristo, muerto y resucitado, el único que “tiene que reinar” para que Dios, en Él, sea “todo en todos”. Pero este “reino” todavía no ha llegado todavía a su fin. Estamos en camino hacia la revelación total y todas nuestras historias –pequeñas y grandes- forman parte de esta enorme aventura del Reino.

Oración de los fieles – Festividad de Cristo Rey

Puestos ante ti, Señor, sabiéndonos muchas veces insensibles e incoherentes, nos atrevemos a pedirte:
VENGA A NOSOTROS TU REINO, SEÑOR
  • Por la Iglesia, semilla de tu Reino, para que esté siempre sencillamente puesta al servicio de una humanidad reconciliada, cuya cabeza es Cristo, rey del universo.
  • Por todos los que se dicen ateos, no creyentes o agnósticos, para que sean honrados con sus convicciones y misericordiosos con los que están en necesidad, luchando por su justicia.
  • Por todos quienes viven superficialmente alejados de toda convicción seriamente humana y viven indiferentes ante el sufrimiento de los demás. Que reciban el golpe de gracia que les haga despertar de su inhumanidad.
  • Por todos los hambrientos, enfermos, inmigrantes y presos. Que reciban la ayuda desinteresada de muchas personas justas, generosas y comprometidas. Que unos y otros reciban la bendición de Dios.
  • Por nosotros mismos, para que dejemos de ser el centro de nuestras preocupaciones, y abramos los ojos en la única dirección que da la felicidad: los demás y sus necesidades, en quienes Cristo se hace presente.
Escucha, Padre, nuestras peticiones porque queremos verte allí donde tú quieres hacerte presente.

Hoy es 21 de noviembre, viernes de la XXXIII semana de Tiempo Ordinario.

Hoy es 21 de noviembre, viernes de la XXXIII semana de Tiempo Ordinario.
Cada momento de oración es un momento privilegiado para constatar que Jesús está esperándote para darse. Sin prisa, pero sin pausa, preparas tu corazón para que se llene de la presencia del Dios amor. Él te invita a descalzarte para entrar en la tierra sagrada de tu intimidad.
La lectura de hoy es del evangelio de Lucas (Lc 19,45-48):
En aquel tiempo, entró Jesús en el templo y se puso a echar a los vendedores, diciéndoles: «Escrito está: “Mi casa es casa de oración”; pero vosotros la habéis convertido en una “cueva de bandidos.”»
Todos los días enseñaba en el templo. Los sumos sacerdotes, los escribas y los notables del pueblo intentaban quitarlo de en medio; pero se dieron cuenta de que no podían hacer nada, porque el pueblo entero estaba pendiente de sus labios.
En este pasaje del evangelio vemos a Jesús que echa del templo a los vendedores. Lo que era lugar de oración lo han convertido en lugar de comercio, donde algunos, a la sombra de la religión, se enriquecen explotando a la gente sencilla: “Mi casa –les dice- es casa de oración; pero vosotros la habéis convertido en una cueva de bandidos.” Esto Jesús no lo tolera y lo denuncia. Con esta acción profética Jesús reprueba una religiosidad construida sobre formalismos y ritos vacíos de amor y de misericordia y justicia, en que habían convertido el culto que se daba en el templo. En Jesús se inaugurará una nueva forma de culto, basado en la misericordia y la justicia. En el culto de la nueva alianza no tendrán sentido los sacrificios de animales. Cristo es el Cordero de Dios sacrificado en la Cruz de una vez para siempre, que cada día, en la eucaristía, se entrega y se hace alimento para nuestro caminar. Señor, hoy me pregunto, cómo valoro y celebro la eucaristía. ¿Qué supone para mí celebrarla? Comer y beber tu Cuerpo partido y roto y tu Sangre derramada por amor ¿es para mí, Señor, una llamada a hacer lo mismo, entregándome al Padre y a mis hermanos, en “el altar de la vida cotidiana”?

19 noviembre 2014

Calendario de Adviento 2



Calendario de Adviento 2014






Misa de la familia 3. Domingo 23 noviembre

FIESTA DE CRISTO REY DEL UNIVERSO
23 de Noviembre de 2014

Para preparar: barba, triángulo de Dios; un bebé de juguete – cuna; sierra y madera, escoba y recogedor; una cruz; material para disfrazar de cojos o enfermos; corona y trono.
Puede prepararse a los padres un Power Point con las imágenes que se indican de Cristo Rey.
1.- Monición de entrada:
Buenos días a todos. Hoy es un día un poco especial, porque es el último domingo del año litúrgico. Y la Iglesia hoy nos propone que celebremos el día del Señor coronándole como Rey del Universo. Prescindiendo de si están de moda o no en el mundo las monarquías, el significado profundo del día es poner a Jesús como el centro de la humanidad y de toda la creación. Y comenzamos la celebración con ese espíritu de aclamación y de aprecio por Jesús y por todo lo que hizo en favor de los hombres, poniéndonos en pie y cantando.

Cuadernillo de fichas de Adviento para imprimir Adviento 2014 Ciclo B




La vida de Santa Teresa de Jesús

Guión Litúrgico 3. Domingo 23 noviembre

Domingo, 23 de noviembre de 2014
DOMINGO 34 DEL TIEMPO ORDINARIO (Ciclo A)
SOLEMNIDAD DE JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO

1.    El Enfermo y el Hambriento Eras Tú, Señor
2.    ¿Me Has Encontrado en los Pobres?

Saludo (Ver la Primer Lectura)
Toda alabanza al Señor, que dice:
"Buscaré las ovejas perdidas;
haré volver a las descarriadas, 
vendaré a las heridas
y curaré a las enfermas".
Que este Señor y Dios compasivo
esté siempre con ustedes.

Introducción por el Celebrante

Guión Litúrgico 2. Domingo 23 de noviembre

23 DE NOVIEMBRE DE 2014  
Solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo.                         
Liturgia de las Horas – Segunda Semana del Salterio

R I T O S    I N I C I A L E S

CANTO DE ENTRADA.
Tu reino es vida, tu reino es verdad; tu reino es justicia, tu reino es paz; tu reino es gracia, tu reino es amor: venga a nosotros tu reino, Señor; venga a nosotros tu reino, Señor.

Que su nombre sea eterno, que su fama dure como el sol; que sea bendición para los pueblos; que las naciones lo proclamen dichoso.  Bendito eternamente su nombre, que su gloria llene la tierra. 

SALUDO Y MONICIÓN.

ACTO PENITENCIAL.

GLORIA.

ORACIÓN COLECTA.

LITURGIA DE LA PALABRA
 PRIMERA LECTURA.
Lectura de la profecía de Ezequiel 34, 11-12. 15-17.

Así dice el Señor Dios: “Yo mismo en persona buscaré a mis ovejas, siguiendo su rastro.
Como sigue el pastor el rastro de su rebaño, cuando las ovejas se le dispersan, así seguiré yo el rastro de mis ovejas y las libraré, sacándolas de todos los lugares por donde se desperdigaron un día de oscuridad y nubarrones.
Yo mismo apacentaré mis ovejas, yo mismo las haré sestear –oráculo del Señor Dios-.
Buscaré las ovejas perdidas, recogeré a las descarriadas; vendaré a las heridas; curaré a las enfermas: a las gordas y fuertes las guardaré y las apacentaré como es debido.
Y a vosotras, mis ovejas, así dice el Señor: Voy a juzgar entre oveja y oveja, entre carnero y macho cabrío.” 
                                     PALABRA DE DIOS

SALMO RESPONSORIAL.  Salmo 22.   
Antífona: El Señor es mi pastor, nada me falta.

El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace recostar.

Me conduce hacia fuentes tranquilas y repara mis fuerzas; me guía por el sendero justo, por el honor de su nombre. 
Preparas una mesa ante mí, enfrente de mis enemigos; me unges la cabeza con perfume, y mi copa rebosa.

Tu bondad y tu misericordia me acompañan todos los días de mi vida, y habitaré en la casa del Señor por años sin término.

SEGUNDA LECTURA.
Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios 15, 20-26. 28.

Hermanos:
Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos. 
Si por un hombre vino la muerte, por un hombre ha venido la resurrección. Si por Adán murieron todos, por Cristo todos volverán a la vida.
Pero cada uno en su puesto: primero Cristo, como primicia; después, cuando él vuelva, todos los que son de Cristo; después los últimos, cuando Cristo devuelva a Dios Padre su reino, una vez aniquilado todo principado, poder y fuerza.
Cristo tiene que reinar hasta que Dios haga de sus enemigos estrado de sus pies.  El último enemigo aniquilado será la muerte. 
Y, cuando todo esté sometido, entonces también el Hijo se someterá a Dios, al que se lo había sometido todo.
Y así Dios  lo será todo para todos. 
PALABRA DE DIOS

ALELUYA.
¡Aleluya, Aleluya,! el Señor es nuestro rey.  ¡Aleluya, Aleluya,! el Señor es nuestro rey.
Antífona: Bendito el que viene en nombre del Señor.  Bendito el reino que llega, el de nuestro padre David.

EVANGELIO.
Lectura del santo Evangelio según San Mateo 25, 31-46.

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: “Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.
Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras.
Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha: ´´Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.
Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme.``
Entonces los justos le contestarán: ´´Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?``
Y entonces dirá a los de su izquierda: ´´Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles.  Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis.``
Entonces también éstos contestarán: ´´Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?``
Y él replicará: ´´Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo.``
Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.” 
PALABRA  DEL SEÑOR

HOMILÍA.

CREDO.

ORACIÓN DE LOS FIELES.

LITURGIA EUCARÍSTICA

OFERTORIO.
Canto:
En este mundo que Cristo que nos da, hacemos la ofrenda del pan.  El pan de nuestro trabajo sin fin y el vino de nuestro cantar.  Traigo ante Ti nuestra justa inquietud: Amar la justicia y la paz.

Saber que vendrás, saber que estarás, partiendo a los pobres tu pan.  (Bis)

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS.

PREFACIO Y SANTO.
RITO DE LA COMUNIÓN

PADRE NUESTRO.

RITO DE LA PAZ.

CORDERO DE DIOS.

COMUNIÓN.
Canto:
Jesucristo nos ha convertido en un reino y hecho sacerdotes de Dios, su Padre.

A Él la gloria y el poder, por los siglos de los siglos. Amén.

Jesucristo nos ha enviado a los pobres y hecho mensajeros de paz y gracia.

Jesucristo nos ha liberado en su sangre y hecho pregoneros de amor y vida.

Jesucristo nos ha reunido en un pueblo y hecho constructores de un mundo nuevo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN.

Gracias, Señor, por esta comunión.  Gracias por quedarte a nuestro lado para alentar nuestra esperanza y ser alimento que nos ayude a recorrer el camino.
Señor, Tú le das la vuelta a todo.  Tú rompes nuestro diccionario,  Para ti reinar consiste en servir, en atender al necesitado.  Quien más sirve y se entrega, es más parecido a Ti

Tu manera de valorar las cosas es muy distinta a la nuestra, pero queremos cambiar. Ayúdanos a ser coherentes, a hacer de nuestra vida un servicio a los más débiles y necesitados, a los que mejor te hacen presente en el mundo.

Gracias, Señor, por descubrirnos cómo es tu Reino. Ayúdanos a amarlo y hacerlo presente entre los hombres.

ORACIÓN.

RITO DE CONCLUSIÓN.

BENDICIÓN Y DESPEDIDA.

Canto. 
Anunciaremos tu reino, Señor, tu reino, Señor, tu reino.

Reino de paz y justicia, reino de vida y verdad.  Tu reino, Señor, tu reino.

Reino de amor y de gracia, reino que habita en nosotros.  Tu reino, Señor, tu reino.