¡¡NUEVO CURSO PASTORAL!! COLABORA Y PARTICIPA EN LA PARROQUIA!!

¡¡Colabora con nosotros!!

¡¡¡Comienza un nuevo Curso Pastoral!!! ¿Quieres colaborar con nosotros? ¿Quieres participar en algún grupo? Son muchas las actividad...

12 octubre 2017

Para fijarnos en el Evangelio del domingo 15 de octubre

● Una vez más Jesús utiliza una parábola para hablarnos del Reino de Dios, del Proyecto de Dios.
● En el relato aparecen dos parábolas: la de los convidados al banquete y la del vestido que no está a tono con la fiesta.
● En esta ocasión Jesús toma la imagen de un banquete, de una fiesta para mostrarnos lo que es el Reino de Dios.
● Con lo que de entrada nos está diciendo que el Proyecto de Dios es algo bonito y muy beneficioso para el ser humano.

● El profeta Isaías también utiliza la imagen de un banquete: “Preparará el Señor de los ejércitos para todos los pueblos, en este monte, un festín de manjares suculentos, un festín de vinos de solera, manjares enjundiosos, vinos onerosos…”.
● Para empezar hay que decir que una de las ideas centrales del mensaje de la parábola es anunciarnos que el Proyecto de Dios, el Reino es como una fiesta y Dios quiere que todos podamos participar en el gozo de la vida, en la alegría de convivir con los otros, que seamos felices de verdad.
● La invitación de Dios es una invitación a la vida, a la esperanza. Cabria preguntarnos si nos lo creemos y sobre todo si lo vivimos así.
● También sería interesante ver ¿si los demás nos perciben a los cristianos como invitados a la fiesta o si por el contrario lo nuestro da la impresión de que es un camino de renuncias, de sufrimientos, de lamentaciones?
● Por otra parte la parábola del vestido de boda puede tener aplicaciones directas a nosotros los cristianos, los que hemos aceptado participar en el banquete, pero eso no es suficiente.
● Hay que vivir (actitudes, planteamientos, prioridades, etc.) a tono con el Proyecto de Jesús, eso es lo que hace referencia al vestido.
● La invitación es gratuita pero el estilo de vida ha de estar a tono con el Reino. Estamos, pues, llamados a ser coherentes con el lugar donde nos encontramos, con el Proyecto de Dios.
● En la parábola por dos veces el rey, que representa a Dios, envía a sus criados, que son los profetas, para que recuerden a los invitados, los judíos, que el banquete de su hijo, Jesús, ya está totalmente preparado.
● Pero los invitados prefieren sus cosas, incluso actúan pésimamente con los criados del rey. No responden positivamente a la invitación.
● Ante la negativa de los primeros invitados el rey no retrocede, el banquete se realizará y para ello las puertas del banquete se abren para todo el mundo: judíos y paganos… todos somos invitados a participar en la fiesta.
● No miremos por el retrovisor, apliquémonos el cuento. Esta parábola está dicha también para nosotros, como todas las demás.